No obligues a nadie a quererte, mejor oblĆ­galo a irse. Quien insista en quedarse, es quien realmente te quiere. Siempre seremos para alguien, la persona correcta que conocieron en el momento equivocado.

Seguidores

15 noviembre 2023

AFINACIƓN.

Los que tienen un buen oĆ­do para la mĆŗsica, los que poseen un cerebro musical, tienen capacidades de: percepciĆ³n, movimiento, coordinaciĆ³n o audiciĆ³n, algunas de las virtudes esenciales de un buen mĆŗsico e implica que su cerebro cuente con algunas partes especialmente desarrolladas. Por ejemplo, en ellos, ambos hemisferios del cerebro se encuentran altamente conectados mediante una estructura de fibras nerviosas que se agrupan en el denominado cuerpo calloso. TambiĆ©n cuentan con un buen desarrollo del cerebelo, que es la parte encargada de la percepciĆ³n del ritmo.
Esto conlleva que los cerebros musicales noten sistemĆ”ticamente las caĆ­das o aceleraciĆ³n de ritmo, o los ritmos fuera de compĆ”s. AsĆ­ mismo, un buen oĆ­do musical tambiĆ©n determina rĆ”pidamente los desentonos o salidas de tono de los intĆ©rpretes musicales, e incluso puede molestar en su oĆ­do.
La verdad es que chirrĆ­an las desafinaciones en los oĆ­dos musicados.
Y eso no se puede remediar, lo mismo que no se puede remediar tener los ojos chicos, quedarse calvo, ser guapo o feo, porque todo esto es genƩtico.
Y eso no quiere decir que a los que no tienen oĆ­do musical no le guste la mĆŗsica, que no disfruten con ella, que no la sientan en sus entraƱas, solo quiere decir, que tienen menos sensibilidad para la misma.
Y, como en todos los aspectos de la vida, hasta en los cerebros musicales existen ases, seres superiores que son denominados, seres de oĆ­do absoluto. 
Estas personas tienen la habilidad de identificar el tono de una nota, por su nombre, sin referencia ninguna, dependiendo mucho de una excelente memoria musical.
Pero hay una afinaciĆ³n que no se tiene innata, no se estudia, solo se escucha o se ve: Tu risa.
Tu risa, me ha enseƱado la tonalidad en la que estƔn afinados mis dƭas.

Foto extraĆ­da de Youtube.


No hay comentarios:

Publicar un comentario