No obligues a nadie a quererte, mejor oblígalo a irse. Quien insista en quedarse, es quien realmente te quiere. Siempre seremos para alguien, la persona correcta que conocieron en el momento equivocado.

Seguidores

29 marzo 2020

LOS SANTOS DE AL LADO.

Santo, desde el latín "sanctus" pasando por el griego "άγιος" y del hebreo "qados" en todos los idiomas quiere decir lo mismo: "Elegido por Dios, diferenciado, distinguido".
Los vocablos griegos y hebreos para "santidad" transmiten la idea de puro y limpio en sentido religioso; es un adjetivo para indicar una relación directa con Dios, por ello se utiliza en personas, lugares o textos.
En la iglesia católica alguien se eleva a la santidad después de un proceso de "canonización" y solamente el Papa (Su Santidad, valga la redundancia) puede determinar la santificación de los fieles.
En el budismo, donde no hay concepto de Dios, un santo es una persona iluminada o cercana a la iluminación.
Y algo muy importante y cada vez más olvidado: "Al orar y fijar el pensamiento en una persona santa, se entra en conexión metafísica respecto a determinado campo de la conciencia con lo que representa dicha figura y con los que estén o hayan estado orando sobre el mismo.(Extraído de wikipedia)
Pues eso, es necesario rezar, a quien sea, como sea y donde sea.
El otro día, un hombre al que da gusto oír cada vez que habla, el Papa Francisco, del que ya publiqué algunas de sus frases más sonadas, en una entrevista vía internet utilizó una frase que hoy deberíamos hacer viral; compartirla, repetirla, (esa entrevista la hizo Jordi Evolé) hacerla realidad y orar por ellos.
Decía el Papa Francisco...
Después están los otros santos, "los santos de la puerta de al lado". 
Pues si el Papa, (su santidad) que es el único con capacidad para canonizar a alguno de los fieles, lo ha dicho así...
Benditos santos que estáis cuidando de todos nosotros, sobre todo los que han de hacer las batas para protegerse con bolsas de basura, las mascarillas con tela de cortina, y los protectores de la cara con plásticos de carpetas y cinta de carrocero; no voy a hacer otra vez la lista, no quiero que nadie se me olvide; todos los que están entregando su trabajo, su salud y muchos, que ya se han convertido en santos mártires,  su vida.
Desde aquí mi oración para ellos y ellas.

27 marzo 2020

CURA DE GENEROSIDAD.

En estos días la tortilla, esa tortilla inmensa que es este descontrolado mundo en el que vivimos, este batiburrillo sin sentido en que se ha convertido nuestra existencia, se ha dado la vuelta.
Los valores que imperaban hasta hace solamente quince días, se han ido al carajo, al que está en el palo más alto del barco.
Ahora, lo que antes no valía un penique de madera, ahora vale su peso en oro; lo que hace poco era imprescindible, impensable no tenerlo, ahora mismo no nos importa lo más mínimo, si salimos de esta.
Y una de esas cosas de las que adolecíamos hasta hace dos semanas, una de esas virtudes que se había cuasi esfumado de nuestro día a día, una de esas cualidades olvidadas, una de esas excelencias que dormían en el olvido, por arte de la magia del corona-virus, ha vuelto a despertar, y con fuerza.
Hay gente que se ofrece a dar de comer al que lo necesite, jóvenes para hacer recados y llevar comida a los abuelos, personas mayores que dedican su confinamiento a hacer mascarillas, empresas que fabricaban otras cosas, que  elaboran material de seguridad para médicos y enfermeros, deportistas (más bien pocos) que deciden devolver algo de lo que recibieron de sus seguidores, grandes ricos (algunos) que ponen un poco, o un mucho, de su dinero al servicio de las necesidades de todos, personal que aplaude a diario a los que se preocupan por ellos; en fin humanos que han descubierto ahora esa bondad, que existía desde tiempos remotos, pero que se había difuminado entre móviles, dinero, consumo, coches, felicidad encubierta, bienestar ficticio, egoísmo, y un sinfín de virus que nos estaban corroyendo poco a poco nuestro alma.
La generosidad ha despertado de su profundo letargo, ha abierto sus brazos para acogernos en estos momentos tan difíciles que estamos teniendo la oportunidad de vivir, y por suerte, (no toda la suerte que desearía) se está apoderando del corazón de muchas personas.
¡Necesitábamos una cura de generosidad!
Pero ojo, no podemos volver a olvidarnos de la generosidad; no podemos, aunque esto termine, enterrarla de nuevo hasta que la despierte otra catástrofe como la de estas dimensiones; la generosidad debe prevalecer eternamente, pero para eso la debemos ensalzar día a día y ejercerla; porque si no, la generosidad  será como: la educación, la bondad, el buen hacer, la dulzura, la ternura, la benevolencia, la cordialidad, la tolerancia, la sensibilidad, la amabilidad; todas estas virtudes, incluido el amor,  actualmente son como un dulce  licor, o como el mata-ratas mismo, cuanto más se usa, menos efecto tienen.
No nos olvidemos nunca de usar la generosidad. 


FOTO DE LA PÁGINA: guíainfantil.com

26 marzo 2020

MI ETÉREO ADIÓS PERSONAL.

Ella era una pizpireta, alegre, risueña y con mucho genio, como casi toda la familia, tenemos un genio innato, y un poco de arte también.
En su vida, desde joven, sintió en su pecho el dolor de una pérdida, a mediados de los sesenta despidió hasta ahora a su hijo Carlos, un zagal; pero tenía unos pocos hijos más, y no tuvo más remedio que seguir adelante,  continuar ese camino que la vida le había marcado.
Casada con un buen hombre, mi tío Ángel, Angelito el del banco, como todo el mundo lo llamaba.
Perdió a su nieto Carlos hace ya unos años y eso la trastocó en demasía.
Y después de despedir a su marido, tuvo la mala fortuna que también tuvo que dejar ir a su hijo Antonio.
Era una buena mujer, quizá, después de empezar a desconocer con quien hablaba, a no entender donde estaba, a no poder saludar a nadie porque no lo conocía, casi solo me reconocía a mí; pero no como yo físicamente, sino como si yo fuera mi padre, Pepe Bou.
Cuando la veía con la mirada perdida en la puerta de la residencia, esperando la llegada de Nuestra Madre de la Soledad (Ella nos proteja a todos), me acercaba a saludarla y me decía:
- ¡Ohh, mi primo Pepe, siempre tan guapo!, ¿Cómo estás miarma? Y yo le seguía el juego intentando hacerla lo más feliz posible en ese corto rato.
Hace un lustro, recuerdo un acaecido que demuestra el coraje de esta mujer, las ganas de vivir, el empuje, y su fuerza interior...
Estaba sentada en la feria, en la caseta del Coto Colina, y la vi desde el paseo, iba con mi madre, mi hermana y Charo, y decidimos entrar a darle un beso.
Ya me confundió con mi padre, aunque por aquellos años, todavía la corregía, después ya no lo hice más, la dejé que se sintiese bien, para qué desengañarla.
Ese año, en la feria de Sevilla, inventé como bailar unas sevillanas sin mover ni un pie, dada la cantidad de gente que abarrotaba el recinto en Sevilla; y ella, escuchando las sevillanas de la caseta, ya en su Sanlúcar,  se comía por dentro queriendo bailar.
y le dije:
- ¡Venga, ponte en pie, que vamos a bailar!.
Nos marcamos las cuatro sevillanas sin movernos del sitio, como yo había diseñado, y otras cuatro, y se emocionó de tal forma que quiso salir al "tablao".
No vi a la gente que tenía a mis espaldas, pero el aplauso que recibió fue extenso.
Con eso me quedo, y con los besos que me daba últimamente cuando me confundía con mi padre.
A sus hijos que están por aquí les mando un fuerte beso, y a ella, allá donde esté, mi aplauso sentido para una mujer fuerte, que se marchó ayer con los suyos de allá arriba.
¡Un beso al cielo tita Concha!


MI TÍA CONCHA.


25 marzo 2020

OTRA INFECCIÓN BACTERIANA.

Parece ser, que no solo hemos sido atacados por el virus covid19, que está causando tantos infectados, muertos, restricciones, confinamientos, cuarentenas, suspensiones de trabajos, etc., etc.
Hace ya bastantes días ha aparecido otra infección bacteriana desconocida hasta ahora.
Se contagia igual o más aceleradamente que el virus, y está tocando los pensamientos y sentimientos de la gente, no de toda, pero sí de mucha gente gracias a Dios.
Esta bacteria afecta al cerebro y al corazón, de tal forma, que vemos las cosas de otra forma muy diferente a como las veíamos hace tan solo quince o veinte días...
-Los enfermeros, médicos y trabajadores de la sanidad, ahora son héroes; hace poco eran unos hijos de puta, que no iban la mitad de los días a trabajar, que cobraban una pasta, que nos hacían esperar mucho, que no nos atendían; y la gente... los agredía, los insultaba, y los denostaba; ahora...
-Hasta hace uno días se decía en los ámbitos oficiales: infectados e infectadas, fallecidos y fallecidas, contagiados y contagiadas; hoy en día, se racionaliza la forma de hablar a como indica la RAE, para evitar palabras innecesarias; y los hay y las hay contagiados, fallecidos, infectados y los que están en primera fila; yo también he obviado ese lenguaje de género fuera de las normas de la academia de la lengua.
-De las fuerzas de seguridad del estado (guardia civil, policía nacional, policía autónoma, y policía local) decían que eran: unos "los hijos de puta que nada más que hacían pegar palos y tirar bolas de goma" rompiendo manifestaciones con derechos; y otros, que nada más que servían para poner multas. Ahora, en primera línea, aplaudidos a diario por su trabajo y dedicación, además del riesgo que corren en cada momento.
- ¿Y de los que estaban todo el día en los cuarteles, comiendo del presupuesto de defensa , o sea, nuestro dinero y "arrascándose los huevos" (incluso las soldados) a más no poder? ¿Qué me decís? Ahora,¡otros héroes!; imponiendo cordura, asistiendo a los abuelos en los peores sitios, desinfectando, controlando, y dirigiendo a la gente.
- Hasta no hace más de un mes, eran unos cabrones que te cobraban comisiones a porrillo, que se quedaban con tu dinero, que eran unos soberbios, elatos, bien pagados; encorbatados y que ya, con las oficinas store, no querían ni atender a los clientes cara a cara.
Ahora son también héroes, los bancarios (los que trabajan en los bancos) no los banqueros, eso es otra cosa, de cara al público, con la misma protección que la mayoría, para que tengamos nuestro dinero a mano, cargando cajeros, resolviendo incidencias, picando descubiertos, y abriendo camino a las empresas, autónomos y a personas de andar por la calle, para que puedan sobrellevar esta cuesta, también económica, en la que nos encontramos.
Y después están los que nadie miraba, los que estaban pero que no se veían, los que nos atendían y no veíamos, que también ahora son reconocidos:
Transportistas (véase que no digo "transportistos") , dependientes de supermercado, empleados de farmacias, limpiadoras, agricultores, peluqueras, panaderos, y todos y cada uno de los que salen a la calle a trabajar para que no quedemos desabastecidos.
En fin, parece que esta bacteria, "bacilus sentidus-comunis", también está haciendo su agosto en estos días; la bacteria, nos incita a aplaudir, a coser mascarillas para los necesitados, a llevarle comida y hacerle recados a los ancianos, a colaborar con el prójimo, en suma, a ayudar en lo que se pueda; incluso escribiendo se puede ayudar, ¿o no?; creo que será mejor dejarla actuar fuertemente y quedarnos en casa.

FOTO DE DESMOTIVACIONES.ES


24 marzo 2020

INFORMACIÓN URGENTE.

Así, normalmente empiezan las noticias de los malditos bulos que nos están avasallando desde hace unos días, para que piquemos en ellos y los leamos compartiéndolos... y a saber que harán con nuestros datos.
En estos días de: miedos, recelos, temores y, en algunos casos, pánico, hay que ser precavidos, no ya solo con la salud física, sino, igual de importante, con la salud mental.
En primer lugar, no debemos creernos, a pies "juntillas", (por lo de obedecer como soldados ,firmes)  ni siquiera lo que nos dicen los representantes del gobierno y las FFAA; está claro que es la información más fidedigna, pero no sabemos si están al 100 por 100 en posesión de la verdad.
Las estadísticas, y lo saben los que han estudiado esta asignatura, pueden ser manipuladas a oficio y beneficio de quien las promulgue, toda vez que se puede amedrentar a los ciudadanos o bien se los puede animar; también se pueden establecer baremos catastróficos, tremendistas, o de buen agüero, todo depende de quién, cómo y para qué se publique una estadística, o si no, pensemos en las estadísticas de las elecciones.
No sé qué hacen tantos contertulios presenciales en los programas sobre el corona-virus.
Yo propondría los siguiente:
1.- Las cosas malas, preocupantes y dolorosas: "sólo informar", pero no introducir continuamente el dedo en la llaga, haciendo gala de lo que los informativos y programas de tertulias hacen a menudo, lo malo ensalzarlo, detallarlo, desmenuzarlo, trillarlo; y lo bueno, si acaso de pasada.
2.- Eso sí, repetir hasta la saciedad las cosas buenas, los logros, los donativos, la llegada de material sanitario, las obras de la gente buena, los aplausos, y las gestas de los que están en primera línea.
3.- Tratar a todas las comunidades por igual, por el mismo rasero; y quien más necesite, más reciba, pero sin abandonar a nadie, y si alguna comunidad fue más precavida, no desnuden a un santo para vestir a otro, compren otra ropa y vístanlo con ella, o por lo menos, si hacen uso de lo que los precavidos tenían reservado, una vez repuesto, lo devuelvan.
4.- Ya sabemos que si una persona mayor muere, es un enfermo crónico menos y una pensión menos a pagar, como podría haber dicho el FMI (fondo monetario internacional) en su informe sobre la estabilidad financiera mundial de 2012 "Hay unas implicaciones financieras muy grandes por el riesgo que las personas vivan más de lo esperado"; pero eso no debe ser óbice para que no se cuiden a las personas mayores, que por si no lo saben estos señores del FMI, son los responsables de que hoy tengamos lo que tenemos, y que durante su vida laboral contribuyeron para poder disfrutar de una jubilación extensa; ahora bien, si no hubieran estos gobernantes, y otros muchos como estos, derrochado su dinero, el de los ancianos, seguro que habría para sobrellevar sus enfermedades y pagarles la jubilación; pero ¡ah!, desde el principio de los tiempos, se utilizó el dinero de los cotizantes mal, para lo que no había sido retirado de las cuentas de los cotizantes.
5.- Donde escarbes buscando información en estos días, en los que la falta de actividad y confinamiento nos tienen más enganchados/as a las redes sociales, lo que vas a encontrar es "mierda".
Por lo que opino que:
1.- Solo información oficial, suponemos que es la más veraz y una o dos veces al día solamente.
2.- Intentar compartir solo cosas buenas, triunfos, gestos, noticias positivas y dejarnos de tantas penas y de grandes cenas, porque de ellas, están las sepulturas llenas; y en algunos casos ya ni eso. Tampoco hace ya gracia ningún chiste sobre el covid-19.
Por cierto, ayer viendo la noticia, de que han convertido el Palacio de Hielo de Madrid en una morgue, porque faltan recursos para enterrar a los fallecidos, se me vino a la mente...
Haceros una idea de lo que fue, en los años de la barbarie fraternal de este país, enterrar a los cadáveres: fusilados, de batallas, asesinados, o etc. no quiero ni pensarlo y me puedo explicar muchas cosas. (Sin ánimo de ofender a nadie, si alguien se siente ofendido que me disculpe, no pretendía hacerlo)
Hoy os dejo con:👊👊👊👊👊 (Símbolo de la lucha Taek-won-do, sistema de combate coreano sin armas) Como estamos ahora mismo, luchando con pocas armas.


TAEK-WON-DO (foto de e freeimages.com)


23 marzo 2020

COMO SOBRELLEVARLO.

En primer lugar, como todo en la vida, por lo menos para mi persona, el orden, el método, el estudio pormenorizado del problema.
Después de onde días de "reclusión menor" e investigando las vicisitudes de los que están en reclusión mayor, he llegado a estas conclusiones:
1.- Lo primero es hablar, hablar mucho, hablar con todos, con los que estén contigo en casa y con los que tengas ganas; si puede ser por vídeo conferencia de washapp, mejor, toda vez que tengas wiffi, con datos puede resultarte caro.
2.- Márcate unas pautas de comportamiento diario, unas normas y un horario:
- Levántate, lávate, y arréglate, (las señoras que se pinten un poco la cara y se peinen, y los hombres que se peinen también, por lo menos), desayunar, leer, recoger la casa, aviar habitaciones (cada día una), hobby de cada uno un buen rato, preparar la comida.
- Almorzar, descanso, un poco de ejercicio (también se puede poner música y bailar) un cafecito o alguna infusión, otro poco de lectura, otro poco de hobby.
- Preparar la cena, cenar, ver un poco la tele o escuchar la radio (nunca estar todo el día con el canal 24 horas enchufado al corona-virus), se puede ver una película (sobre todo de cosas positivas, nunca de desastres, penas, y mucho menos de plagas, epidemias y esas cosas) acción, comedia, amor, etc.
- Una ducha reparadora, y a dormir.
3.- Establecer un horario para cada cosa; dentro de recoger la casa, uno/a puede fregar, otro/a poner la lavadora y tender, repartiendo las tareas para que nadie esté aburrido pensando en el bicho de los cojones; guardad un poco de dieta, e ir para arriba y para abajo, para acá y para allá.
Ah, y por supuesto para los que creen que hay algo más que lo que vivimos a diario en este mundo, que dediquen un apartado a la oración, esa que siempre es necesaria.🙏
Pensad que los que están a tope trabajando para sacarnos adelante, no tienen tiempo de aburrirse, no tienen apenas un rato de descanso, y están todo el día con el bicho enfrente; nosotros, dentro de casa, seguramente no lo tendremos.
Seamos cívicos, salgamos lo menos posible, solo lo necesario; guardemos las instrucciones de seguridad, y confiemos en la magnanimidad de Dios.
"Dios siempre perdona, nosotros de vez en cuando, pero la naturaleza nunca perdona". (Papa Francisco)
"La naturaleza siempre se abre camino" tengámoslo presente a partir de hoy".
Volvamos a ser hijos/as, volvamos a ser padres y madres, nietos/as y abuelos/as; volvamos a ser amigos y amigas, parejas,esposas, maridos; y siempre, siempre seamos solidarios.💪



20 marzo 2020

KYRIE ELEISON.

Kyrie Eleison es una frase compuesta de dos palabras procedentes del griego clásico: ÎºÏÏÎ¹Îµ (kirie), vocativo de ÎºÏÏÎ¹Î¿Ï‚ (kirios), (dominante, dueño, señor). á¼Î»Î­Î·ÏƒÎ¿Î½, es imperativo aoristo del verbo á¼Î»ÎµÎ­Ï‰ (compadecerse). Por lo que podríamos decir que literalmente significa: ¡Oh Señor, compadécete!
El famoso Kyrie Eleison es una oración de la liturgia cristiana, que se traduce como "Señor, ten piedad"
Pero esta oración no nació en el cristianismo, ya que se conocía en la antigüedad ante-cristiana, concretamente en los cultos paganos. Kyrios se refería al título dado al Dios, o al emperador de quien se sospechaba que había llegado a ser Dios; también al soberano que entraba en la ciudad. En los "Salmos" e "Isaías", del antiguo testamento, también se encuentra esta misma invocación.
En el cristianismo la empezó a utilizar Flavio Arriano, en el sigo II, cuando la misa todavía se decía en griego, y el primer vestigio de su uso en occidente se data en el concilio de Vaisón, año 529.
Todavía se canta en algunas ocasiones:
-¡Kyrie Eleison!.
-¡Christe Eleison!.
-¡Kyrie Eleison!.
Y me vuelvo al principio, al significado literal, a ese ¡Oh Señor, compadécete!
Compadécete porque falta nos hace, si nos ponemos un rato a repasar...
Esta pandemia que nos ataca fuertemente, las barbaridades que todavía se comenten a diario en este mundo, los abusos, los niños que mueren de hambre, los que no tienen medicinas, los que no tienen casa ni techo donde cobijarse, guerras, enfrentamientos entre hermanos de sangre, señores con cargos políticos que incitan a contagiar, tosiéndoles encima, a seres humanos (aunque sean militares de España) que solo van a ayudarles; animaladas tras animaladas, que más bien deberíamos catalogar como "humaniladas" porque los animales no son capaces de hacer nada de eso.
Así que...

¡Kyrie Eleison! Y que Él nos coja confesados.

19 marzo 2020

MARVELIANOS Y MARVELIANAS.

Era todavía prácticamente una niña, con once o doce años; estaba visitando en la Torre de Calahorra que hay en el puente romano de Córdoba el museo vivo de Al-Andalus, y cuando entró en la sala donde se ubican las herramientas y aparatos sanitarios que empleaban nuestros antepasados andalusíes quedó extasiada.
Observaba los escalpelos de bronce con los que operaban a nuestros paisanos hace casi mil años, cuando sintió un picotazo en la mano derecha; fue como el pinchazo de una aguja hipodérmica, no tenía remedio, la habían inoculado, y ya en su mente solo había una meta, ser una "marveliana".
Estudió, se preparó, aprobó todos los exámenes de "marveliana", y fue aceptada, por lo que pasó a formar parte del grupo.
Durante su vida laboral fue menospreciada por muchos dirigentes, fue ninguneada con los recortes que hicieron en su momento los políticos de turno, le decían que trabajaba poco, que vivía muy bien, que si patatín, que si patatán...
A veces, algún que otro compañero metía la pata, sencillamente porque no era una "marveliana" o "marveliano" de verdad, a esos, no les había picado nunca la "araneae enferconina".
Vivía entregada a su trabajo, estudiando en las clases, porque una "marveliana", debe de estar siempre al loro de todos los nuevos sucesos, siempre formándose.
Pero llegó un día fatídico en el que la población entró en peligro grave, un peligro muy importante, que podría acabar con la vida de mucha gente; una pandemia que se extendía como una mancha roja por los mapas que dibujaban en las noticias.
Entonces, mi heroína y todos/as sus compañeros/as "marvelianos" no tuvieron dudas, y entraron en ese vestuario de máscaras en el que entran a diario; se quitaron su ropa de calle y en un plis-plas se introdujeron en su traje de súper-héroe, y ¡A la lucha!.
Después de que lo poco que quedaban eran recortes ,de los recortes; después del estrés acumulado durante tantos meses, años diría yo, por la falta de personal; después de tantas críticas a la sanidad pública andaluza, sin rechistar, sin inmutarse, se pusieron su ropa blanca, verde, azul o en algunos casos rosa, y con sus vehículos especiales: ambulancias, carritos de medicinas, camillas, camas; maquinaria sofisticada: respiradores, pulsómetros, termómetros, aparatos para tomar la tensión, jeringuillas, fonendos, etc. y con ese anagrama que los distingue en el pecho grabado, se fueron a por el "puto" coronavirus.
Estos y estas son los SANIT-MAN y las SANIT-WOMAN.
Están dando la cara en primera línea de fuego para intentar contener la pandemia, contra viento y marea, con muchos por arriba que solo hacen entorpecer y a veces manipular.; pero ellos y ellas siguen adelante, inmutables...
Ya tengo el foco preparado, cual cómic de Marvel, para llamarlos/as en cuanto sea necesario, como siempre: ¡No fallarán!.
No son las ocho de la tarde pero como si lo fueran, mi aplauso a estos y estas super-héroes. 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻






IONE.

Ahora que ha terminado la Semana Santa, pero teniéndola todavía como un triste recuerdo en la memoria, y dado que la marcha procesional titulada así: "Ione" es una de las composiciones más bellas que he escuchado, marcha fúnebre para más detalles,  sobre todo cuando suena en honor de Nuestra Señora de la Soledad, hablaremos un poco sobre ella.
Si bien "Ione" es una de las orquídeas de la tribu de las dendrobieae en Tahilandia, hay otras definiciones.
Su etimología es que "Ione",  se nombra de este modo por "Ión" hijo del dios -sol Apolo o por "Ione" ninfa del mar correspondiente a la mitología griega.
Pero. lo  cierto y verdad es que..
En 1858 Errico Petrella (1813-1877), contemporáneo de Giuseppe Verdi, estrenaba en Milán su opera "Yone"  con libreto de Giovanni Peruzzini y basada en la conocida novela "Los últimos días de Pompeya" de Edward Bulwer-Lytton. 
La marcha fúnebre de su acto IV se hizo rápidamente famosa y se incorporó al repertorio de las bandas de música de España e Italia según diversas adaptaciones.
En España, la más antigua de esas adaptaciones es la realizada por Manuel Font Fernández de la Herranz en 1899, fundador de la Banda municipal de Sevilla, y  para más señas, padre del insigne compositor de "Amarguras": Manuel Font de Anta.
Es todo un clásico de la literatura musical de la Semana Santa en España. Su dramatismo, no exento de sensualidad, su exotismo, y al propio tiempo, su elegancia, han hecho de ella una de las marchas predilectas de muchos aficionados a las marchas procesionales.
La marcha fúnebre que normalmente escuchamos en Semana Santa corresponde a la obra "Campanas" marcha fúnebre de Frederic Chopin; otra magnífica adaptación.
Para todos ellos y también para los aficionados a la música os dejo este enlace para escuchar la marcha fúnebre tal como la concibió Petrella...



OPINIONES.

Con el "coñonavirus" (por el coñazo que nos está dando) hay un sin fin de opiniones que se lanzan al aire; a través de la radio, a través de la televisión, y sobre todo por las redes sociales.
Opiniones, opiniones, opiniones...
Todo el mundo tiene derecho a opinar, todos tenemos derecho a expresarnos, pero como digo siempre, procurando comprobar que lo que decimos, hablamos, compartimos o simplemente escribimos, no sean ni mentiras, ni falacias, "ni fake news" ni poyas en vinagre.
¡Vaya la lengüita que estoy echando todo el día en casa encerrado!
Y opiniones, opiniones, opiniones.... 
Todo el mundo quiere opinar, todos queremos tener razón en lo que decimos, en las normas que imponemos por nuestra cuenta, todos...
Y opiniones, opiniones, opiniones...
Un cliente que yo tenía hace mucho tiempo, en un momento de su vida cayó enfermo, con una enfermedad grave.
De vez en cuando iba a la oficina, aunque no era lo aconsejable, y le preguntaba:
-¿Cómo estás?
-¿Cómo llevas las indicaciones y las restricciones?
Y el, con la sorna personal que siempre tenía, además de su prepotencia me contestaba:
-Yo voy a seguir estrictamente las indicaciones de mi médico, en el he confiado; y si me muero ya veras como vuelvo a pegarle un tirón de orejas.
A ver si las opiniones de la gente no se toman como doctrina, ni tan siquiera las opiniones de los no profesionales en este tema, y menos de algunos políticos de medio pelo.
"He observado que la opinión pública está dividida en dos grupos: el uno cree que el gobierno es capaz de mantener a todos los ciudadanos; y el otro, duda de que todos los ciudadanos sean capaces de mantener al gobierno". James Alouisius Farley (Político irlandés en Estados Unidos 1888-1976)

17 marzo 2020

EL CORONAVIRUS

Vaya palabrita, ni aparece todavía en el diccionario de la lengua y vaya el por culo que está dando.
Me recuerda lo que estamos viviendo, a una película de Batman, creo que era, en la que el malo había infectado los productos de belleza.
Las presentadoras de televisión salían sin maquillar y daban una sensación de abandono, de enfermedad; pues hoy es la sensación que he sentido viendo las noticias de la TV esta mañana.
En otro orden de cosas, parece que la gente no se entera que no se puede salir a la calle si no es estrictamente necesario: comprar comida, medicinas, ir al médico, o a trabajar, sacar al perro, y pocas cosas más; bueno, que no se puede no, que no se debe, porque del deber al poder solo hay una diferencia: la voluntad de la persona.
Pero como siempre, los mayores son los que dan en la tecla con sus críticas, sus comentarios y sus sentencias.
Hace mucho, mucho tiempo que dije, que en cada país sería necesario, a parte de los gobiernos y jefaturas de estado pertinentes, un consejo de ancianos para asesorarlos, y creo que nunca me equivoqué cuando lo propuse y dije.
Esta tarde estaba hablando con mi madre preguntando cómo estaba, cómo le iba la vida en reclusión forzosa,con la única salida para asistir a su limpieza de cuerpo; la diálisis.
Y como siempre, como en todos los tiempos, cada vez que hablan los mayores dictan sentencias.
- Yo: Vaya cómo está la gente, mamá. No hacen mucho caso de que deben estar en casa.
- Mi madre: Ayer tuvo que ir la policía local de un pueblo, a desalojar a un grupo de jóvenes que estaban en una barbacoa, bebiendo y divirtiéndose.
- Yo: Mamá, es que no se enteran, y no saben como hacer entender a la gente que no se debe de salir a la calle si no es estrictamente necesario.
- Mi Madre: Pues hijo, debería de ser igual que cuando la guerra; sonaba la sirena  porque se acercaban bombarderos a la ciudad y no salía a la calle nadie, todos escondidos en sitios seguros.
- Yo: Así debería de plantearse, porque este virus es todavía más peligroso que un bombardeo; por lo menos, en un ataque aéreo escuchabas a los aviones venir, con esta epidemia, cuando te des cuenta, ya lo tienes encima, estás infectado.
- Mi madre: ¡Pues eso!
-¡Ea, y se queda tan tranquila!
Habrá que imaginarse que estamos en alerta por bombardeos silenciosos de un virus, que no sabemos si es espontáneo o creado en laboratorio, pero que estar está, y que debemos guardar estrictamente las normas de seguridad, porque en ello nos va la vida, y lo peor, la de los demás.



Coronavirus.

16 marzo 2020

LA TÚNICA SAGRADA.

Seguimos en cuaresma, aunque no lo parezca, porque no estamos acostumbrados a vivir una cuaresma como la que estamos viviendo este año.
Ayer estaba viendo reportajes de cofradías del año pasado y me he decidido a escribir sobre esto, que por cierto, llevo mucho tiempo queriéndolo hacer.
No se, si en alguna de casi mis mil entradas del blog me referí a ello. pero lo hago ahora; me refiero a la túnica morada que llevan muchos de los Cristos que procesionan en nuestra Semana Santa.
El color de la túnica que hoy vemos en los desfiles procesionales, en los altares de cultos, en el altar de la capilla, o bien en el camerino normalmente es morado.
El color morado que hoy vemos, es una degeneración colorista de la tradición cristiana y cristológica.
La túnica que Jesús llevaba a diario era de color blanco, de lino y con una sola costura, y con una capa o ropón rojo.
Dicen que Jesús, después de la oración en el huerto de los olivos sufrió de "hematidrosis", o sudor de sangre, debido al estrés que sufrió en ese lugar (tengamos en cuenta que sabía lo que le esperaba, y no era demasiado agradable); pero creo que la sudoración sanguínea en la hematidrosis no es demasiado profusa. Donde si sangró, y en demasía, fue en la flagelación; en esta tortura de más de 120 azotes, que según el estudio de la Sínode, (Sábana Santa) y como se puede ver en el proyecto escultórico, que añado al final, del profesor Miñarro de la Sábana Santa, la escultura detalla hasta el más mínimo golpe.
Una vez que recibió esta tortura, los romanos, (siempre según los evangelios) le pusieron la corona de espinas, la clámide, y la caña.
Pero una vez terminada la ofensa, le colocaron de nuevo su blanca túnica, quizá salpicada por algunos restos de hematidrosis, y es cuando el lino de ella, absorbe por completo la sangre que chorreaba por todos los lados del cuerpo del galileo.
A partir de ahí, y cuando empezaron a representarse los detalles de la pasión en pinturas que salían a la calle, la túnica de Jesús por aquellos tiempos estaba coloreada de color burdeos oscuro, o sea, del color de la sangre seca, que manchaba la túnica de lino blanco.
Ese color, rojo sangre, de los principios de la representación de la pasión, ha desembocado en el morado actual que la mayoría de los vestidores de las imágenes de Cristo, salvo honrosas excepciones, utilizan ahora mismo para la ropa del Señor.
Supongo que se cambiaría a una túnica unicolor para evitar presentar al público un Cristo con una túnica blanca casi roja completa de manchas, pero lo que si es cierto, es que la túnica no se vuelve granate hasta después de los latigazos.
Abogo por vestir a las imágenes con túnicas blancas hasta que la imagen represente cualquier motivo de la pasión posterior a la flagelación.

Foto copiada de La Hornacina.


15 marzo 2020

BANCO DE LA PACIENCIA.

Ayer, preguntando a mi hermana cómo iban las cosas en casa de mi madre, cómo llevaban el enclaustramiento obligado, me contestaba...
-¡Bien, aquí en el banco de la paciencia!
Y claro, como cada vez que escucho algo que no se de donde proviene, se pusieron a trabajar mis células grises (como diría mi admirado, por leído, Hércules Poirot, legendario detective creado por Agatha Christie).
Esteban Terreros dice que en 1786 podría ser algo como el Banco de Hipócrates; artilugio médico para el tratamiento de algunas lesiones óseas; o el banco de algunos coros que disponen de unos añadidos que permiten simular estar de pie aún estando sentado; pero esos añadidos se llamaban: "misericordias".
Se define "estar en la banco de la paciencia" como estar aguantando o soportando alguna molestia, pero como muchas de las expresiones comunes provienen de la marinería...
Cada palo aguante su vela, vete al carajo, a palo seco, viva la Virgen y esta que nos ocupa.
Un marino profesional desconocía el término, pero comentó que todo cuanto existe en la  náutica tiene una explicación lógica; y por ello, el "banco de la paciencia" debería de ser el lugar donde los marineros esperaban sentados la hora de su turno de guardia, o remo; esta definición parece ser la más lógica.
No obstante, y ya que la expresión está asimilada por todos en nuestro vocabulario, ahora la aplicamos a los tiempos que nos tocan vivir.
Hay personas, se me vienen a la mente ahora mismo muchos y muchas que viven adosados a una silla de ruedas, unos menos y otros completamente, que tienen un banco de la paciencia infinito; los que están encamados/as de por vida, los que no pueden ni moverse dentro de su casa, los que no tienen la posibilidad ni de  salir a la calle, los que están en una UCI, en resumen, un sin fin de personas en los que el banco de su paciencia debe tener el tamaño del Banco Central Europeo.
Y hablando de bancos, se podría crear un banco de la paciencia para prestar gratuitamente paciencia a aquellos/as que les falte, a los que la pierdan, y para todos los que la necesiten.
Eso sí, sin ánimo de lucro.
- Ahora mismo tengo mucha paciencia; ¿quién necesita un poco de ella?
Así debería ser todo. 
¡Hay que cuidarse y cuidar a los demás!

Misericordia, extraído del blog "La agenda de Zalabardo"


14 marzo 2020

¡ESTE AÑO SIN SEMANA SANTA!

"La Semana Santa es la conmemoración cristiana anual de la Pasión de Cristo, es decir, la entrada en Jerusalén, la última cena, el vía+crucis, la muerte y la resurrección de Jesús de Nazaret".
En la Semana Santa se celebra la institución de la eucaristía en el Jueves Santo, se conmemora la crucifixión de Jesús el Viernes Santo, y la resurrección en la vigilia pascual en la madrugada del Sábado Santo al Domingo de Resurrección.
Desde el "Concilio de Nicea (año 325) y tras llegar a una solución sobre este asunto, se establece que la Pascua de Resurrección habría de ser celebrada cumpliendo unas normas:
- La Pascua había de celebrarse en domingo.
- No debía coincidir nunca con la Pascua judía.
- Celebrar la Pascua solo una vez al año.
"El Papa Dionisio (el exiguo) en al año 525"  unifica por fin el cálculo de la Pascua dejándola tal cual está ahora.
"La Pascua de Resurrección siempre es el domingo inmediatamente posterior a la luna llena tras el equinoccio de marzo, y se debe calcular empleando la luna llena astronómica; siempre entre el 22 de marzo y el 25 de abril" A partir de aquí viene todo lo demás incluido Pentecostés.
Esto es, ni más ni menos: La Semana Santa.
Pero una cosa es celebrar la Semana Santa, con los oficios, via+crucis y la Pascua de Resurrección y otra muy distinta es conmemorarla con: Estaciones de penitencia, procesiones, cofradías o cortejos procesionales. Tras el concilio de Trento (1545-1563) "Mil años después de Dionisio (el exiguo), las hermandades deciden tener más presencia externa y realizar estaciones de penitencia.
No es hasta el "Sínodo de obispos de 1604" cuando el cardenal Fernando Niño de Guevara establece las normas que forman el germen de la actual Semana Santa cofrade; las cofradías de Sevilla tenían obligación de ir hasta la Catedral, y las de Triana a la iglesia de Santa Ana; deberían vestirse  con túnicas sencillas de lienzo basto y se prohibía a las mujeres disciplinarse.
En otro orden de cosas, hay dos hermandades a las que pertenezco como hermano, una desde pequeño La Soledad, y otra desde el año pasado La del Santo Entierro,  ambas de mi ciudad; la primera hace estación de penitencia el Sábado Santo y la otra el Viernes Santo.
Dado lo dictaminado por el Papa Dionisio en el año 525, normalmente el Viernes y Sábado Santo se produce el cambio de luna, y como en casi todos los cambios de luna, normalmente hay un empeoramiento del tiempo en esos dos días.
Creo que estas hermandades son las que más veces se han quedado en casa sin hacer la estación de penitencia, o han tenido que volver rápidamente a su capilla.
No se me olvidarán jamás las lágrimas de Damián, hermano de la Soledad, que cuando se decidía no salir por motivos del tiempo, se pasaba bastante rato llorando, sentado en la escalinata del presbiterio de la antigua capilla, vestido de nazareno; venía expresamente de Canarias para hacerlo.
Hay televisiones y radios de la Iglesia católica por la que se podrá seguir conmemorando la Semana Santa de 2020, las cofradías por desgracia, dormirán arropadas por nuestro amor durante un año, a la espera de que el buen tiempo, las buenas artes y el cumplimiento de las normas establecidas nos eximan de este maldito virus.
Por un año en casa no pasa absolutamente nada, lo que no se puede ser es irracional y fanático. Un abrazo a todos los que trabajan y han trabajado este año para hacer posible los desfiles procesionales, y también, a Pepe Castilla, que deberá dejar dormir un año a su Pregón de Semana Santa de Sanlúcar la Mayor, así tendrá más solera que ningún otro.
Este año sí hay Semana Santa, como todos los años desde el 325; lo que no va a haber, desgraciadamente son cofradías y desfiles procesionales, a ver si es así para todos los eventos multitudinarios.














11 marzo 2020

FE PERDIDA.

Hay un auge enorme en la afiliación de mujeres y hombres a hermandades o cofradías, aunque cada vez que se detallan los comentarios sobre una hermandad cualquiera, esos comentarios hablan de estrenos, número de nazarenos, bandas de música, pedidores/as...
Todo sube, todo cada vez más y mejor, todo tomando una magnitud que hasta el alcalde de Sevilla dijo hace un mes en televisión:
-"Si me dicen desde la OMS que hay que suspender la Semana Santa y la Feria por la epidemia de corona-virus, que me llame personalmente el presidente de la OMS y me lo diga él." (Parece que...)
Todo está magnificado, todo a lo grande...
Que si el Consejo de Cofradías de Sevilla dice que: Si se suspende la Semana Santa, el dinero de las sillas no se devolverá, ateniéndose a no se qué cláusula que hay en el contrato, por si llueve, o no se qué...
Una magnitud inmensa que abarca sólo ocho días, o nueve, o diez de los trescientos sesenta y cinco, sesenta y seis de 2020, que tiene un año.
Se que hay mucha fe en muchos de los que trabajan y están a diario en las hermandes y en las cofradías, pero de corazón presiento que la Fe, poco a poco, se está perdiendo cada vez más rápido.
A no muchos les importa lo que simbolizan las imágenes de un paso, pero eso sí, que lleven muchas plumas, mucho oro, mucha madera, y buenas telas.
Hace mucho tiempo, mucho, casi 45 años o así, pregunté a costaleros que salían del paso del Cristo de la Vera+Cruz de mi ciudad, si mi primo iba debajo, para saludarlo.
- Sí, ahí dentro está, me dijeron, él no sale.
Cuando metí la cabeza debajo del faldón,  había cuatro o cinco costaleros bebiendo agua y rezando el rosario; estaban haciendo un extremo acto de fe, dejando a un lado las cervezas, los bocadillos y la cháchara.
Uno de ellos era mi primo, guardé un respetuoso silencio y le dejé seguir con su penitencia de fe.
Pudiera ser, que la fe estuviera un poco perdida; pudiera ser, que estuviera embelesada con el oro, la plata, los terciopelos y los dorados; pudiera ser, que estuviera ofuscada, ensombrecida por un sin fin de malas artes, empezando por algunas de sus mismos protectores.
La fe debe ser encontrada y restituida definitivamente; si no en un Dios, sí en el ser humano; si no en la gente, en el amor; pero ojo...
¡La Fe no es completamente ciega, y ahora parece que se está empezando a abrir paso de nuevo en el corazón de la gente!
Cuando algo que no podemos controlar nos arrasa, a nosotros seres humanos que nos creemos en posesión de todo, incluso de la verdad; cuando con todos los adelantos que nos da la ciencia, nos ataca algo casi invisible, y nos resulta dificultoso eludir ese ataque; entonces recurrimos a la fe.
¡Ayyyy!

ABASTOS.

Abastos proviene del verbo abastecer, y este, desciende del latín en tres partes, a saber:
"A" prefijo que dimana del latino "ad" (hacia), "BASTO"  que emana del griego "βαστος" (básico, suficiente) y "ECERE" del latín "escere" (cambio de estado); literalmente sería "hacia el cambio de estado en lo básico" o sea a recibir más de lo básico.
Por lo tanto, lo que se hacía, se hace y espero que se haga durante muchos años en los mercados, abastecer, es procurar a los visitantes acceder a conseguir más cosas que lo básico.
Ahora, con la que nos está cayendo con el "Corina-virus", perdón "corona-virus" perdón otra vez, con el COVID-19; ¡Nos estamos volviendo locos!
¡La gente yendo a comprar como si fuera el día que empiezan las rebajas!
Vamos a ver...
¿No viaja la gente en autobuses?
¿No entran las personas en los hospitales y centros de salud?
¿No hay continuamente consumidores en los bares?
¿A qué viene comprar tan impulsivamente como si se fuera a acabar el abasto?
No se puede parar un país por una epidemia que, si el país se para, irá a más.
Ayer vi una noticia, en la que decía que en los hospitales privados derivaban a los pacientes con COVID-19 a la sanidad pública; ¡Vivir para ver!, ¿Ahora si vale la sanidad pública?
Esta derivación de la privada a la pública si puede que provoque una falta de abastos (no tenían ya bastante los profesionales de la sanidad con los recortes) esperemos que se pueda solucionar.
Y hablando de abastos en los hospitales y ambulatorios, como no podría ser de otra forma, se me ha venido a la mente la figura de mi padre; él, y gracias a la gentileza de Lázaro Rodríguez Velasco, que tuvo a bien emplearlo de encargado de mercado y matadero, después de su accidente en el que tuvo que dejar su trabajo, fue el delegado municipal durante casi treinta años en el mercado de abastos de Sanlúcar la Mayor, afrontando un traslado y dos obras de reforma importantes, exceptuando la última que se hizo. Un hombre formal, recto, comprometido con su trabajo, y que jamás se llevó nada que no fuera suyo; haciendo eco de la palabra de hoy, "magnífica fuente para abastecerse de educación"
¡Beso al cielo padre!.

04 marzo 2020

SE LES VE EL PLUMERO.

Tras sellarse la Constitución de Cádiz de 1808, conocida como la Pepa, se constituyó una milicia nacional, cuyos miembros defendían ideas progresistas y que vestían un gorro con penacho de plumas que les hacía visibles desde la lejanía.
En referencia a las características de esta prenda, la prensa del siglo XIX fue la que comenzó a utilizar la expresión "verse el plumero" , una expresión que fue derivando hasta tomar el significado que actualmente tiene:
Cuando se descubren las intenciones ocultas de alguien, se suele recurrir a esta expresión, originariamente estrechamente relacionada con la política, como lo sigue estando hoy en día.
Los penachos de plumas han sido relegados a los romanos que habitan en los pasos de Semana Santa y a la centuria romana de la Macarena, a ellos se les ve de lejos por su plumero; estos penachos, en política, se han cambiado por traje con corbata, o sin ella; con barba o sin barba, pijos/as o no pijos/as, de cualquiera de las formas, en el momento que se les etiqueta como políticos, ya dice la gente:
¡Se les ve el plumero!
Yo creo firmemente que se les ve el plumero incluso mucho antes, en cuanto (o en cuento) comienza la pre-campaña electoral.
Hay una frase que significa básicamente lo mismo, pero que quizá tenga hasta más sentido y que afloraba mucho a la boca de las gentes del campo.
¡Desde que le vi venir dije: Con la burra viene!
Pues a muchos y muchas de los que hoy en día se dedican a la política, desde que los ves venir dices: Con la burra viene, y además con un plumero en la cabeza.
¿Por qué tienen sentido todas estas frases, aseveraciones, y refranes de nuestro idioma en estos días?
"El problema que tenemos es bastante gordo, porque la solución del problema está en manos del problema", y así...



PLUMERO DE VOLUNTARIO DISTINGUIDO, SACADO DEL BLOG CURIOSIDADES DE CÁDIZ

03 marzo 2020

EL DOBLADOR DE PARACAÍDAS.

Hay muchos que durante la vida nos doblaron, nos doblan y nos doblarán paracaídas...
Carlos era piloto de un bombardero en la guerra de las Malvinas. Después de muchas misiones de combate, su avión fue derribado por un misil.
Carlos se lanzó en paracaídas, fue capturado y llevado aprisión.
A su regreso a Argentina daba conferencias relatando su odisea y lo que aprendió en prisión.
Un día estaba en un restaurante y un hombre lo saludó y le dijo:
- Hola, ¿es usted Carlos, el que era piloto en las Malvinas y que fue derribado?
-¿Usted cómo sabe eso? respondió Carlos.
-Porque yo era el que doblaba su paracaídas, y al parecer funcionó bien, ¿verdad?
Carlos casi / se ahogó con la sorpresa y con mucha gratitud le respondió:
- Claro que funcionó, si no hubiera funcionado no estaría hablando con usted aquí hoy.
Estando Carlos solo esa noche, no se pudo dormir meditando. Se preguntaba cuántas veces vio en la base a ese hombre y nunca le dio ni los buenos días..
Él era un arrogante piloto y ese hombre solo era un humilde marinero.
Pensó también en las horas que ese marinero pasaba enrollando cada día los paracaídas de los pilotos.
Teniendo en sus manos lo que le salvaría la vida a alguien que no conocía.
A partir de esa día Carlos comienza sus conferencias preguntándole a la audiencia:
-¿Quién dobló hoy tu paracaídas?
Todos tenemos a alguien cuyo trabajo es importante para que nosotros podamos salir adelante; uno necesita muchos paracaídas cada día, uno físico, uno emocional, uno mental y uno espiritual.
A veces, en los desafíos que la vida nos lanza a diario perdemos la vista de lo que es verdaderamente importante y las personas que nos salvan en el momento oportuno sin que se lo pidamos.
Dejamos de saludar, dejamos de dar las gracias, dejamos de felicitar a muchos por su trabajo.
"Hoy, esta semana, este mes, este año, cada día que pase trata de darte cuenta de quien dobla tu paracaídas y agradéceselo".
Espero que este “juntaletras” te doble de vez en cuando un paracaídas.

CHULERÍA.

Chulería, viene de "chulo"  que es un préstamo del italiano "ciullo" del siglo XVII, que a su vez era el acortamiento de "fanciullo" diminutivo de "fante" (infante), o sea niño chico.
Otros dicen que viene del árabe "^súlo",  y este a su vez del latín "sciolus" (enteradillo).
Ambas explicaciones son correctas, depende del contexto; si bien, para chulería, quizá sea más apropiado aplicar la segunda descripción.
Aunque, hoy en día, un chulo es: el Coragyps atratus o buitre negro americano, yo me he querido referir en esta entrada al diminutivo de chulo.
Hay que ver la potencia que le da a los impresentables ser un "chulito".
No hay cosa que me de más coraje viendo muchas películas de colegios, institutos, etc., que los chulos de turno; normalmente, como casi siempre, intentan imponer su opinión por la fuerza, ya que de inteligencia, el gran hacedor los dejó huérfanos. 
El pobrecito más pequeño, y más inteligente por supuesto, siempre recibe tortazos, bofetones, y palizas a diestro y siniestro.
¡Pero jamás perdió su inteligencia!
Al igual que la profesora protagonista de lo que sigue, enfrentada al "chulito" de la clase; los profesores también lo tienen crudo con este tipo de gente.
La profesora estaba acabando de dar a sus alumnos las últimas informaciones sobre el examen final que harían al día siguiente...
Terminó diciendo que no habría excusas para quien no acudiese al examen, a menos que se tratase de un accidente grave, enfermedad, o muerte de algún familiar próximo.
Un gracioso (el "pinta" de turno, el "graciosillo" de todas las clases de todos los colegios y universidades, o sea: el chulito), que siempre está sentado al fondo de la clase, le preguntó a la profesora con el típico aire de cinismo de estos tipos impresentables:
-Entre los motivos justificables...
 ¿Podemos incluir el extremo cansancio por la actividad sexual?
Esta pregunta, la de tipos como este, produjo una carcajada general en el aula de los de siempre.
La profesora, con cultura, clase, y paciencia, aguardó a que todas las risas se acallasen, miró al payaso de turno y le respondió:
- En su caso no será un motivo suficiente, porque la prueba será de tipo test, así que usted podrá contestar con la otra mano; incluso, puede usted contestar de pie, si su problema es que no pueda sentarse.
¡Ea, po al coño puí, gilipollas!


Foto de un "chulo", sacado de la página pulzo.com.

PROSPECTO MEDICINAL.

Manu Sánchez, el genial humorista andaluz, estuvo por mi pueblo en sus principios, para las fiestas de San Eustaquio, a primeros de los 2000; me reí como hacía tiempo que no lo hacía, y desde aquel día me hice seguidor incondicional de este magnífico artista y gran empresario.
Por aquellos años mantenía un monólogo a base de relatos cortos a cada cual más gracioso, y de los que todavía incluye algunos trozos en los monólogos actuales.
Se encuentra al abuelo por el pasillo de noche...
-¿Abuelo, de donde vienes?
- De obrar, nieto.
-Pues te huele el "palaustre" (palustre) a mierda que no veas.
En esa actuación, hablaba de los prospectos de las cajas de medicinas; y decía que, abras por donde abras una caja de medicinas, siempre te encuentras con el prospecto.
Y sí, siempre pasa lo mismo, abres la caja y ¡zas! el dichoso prospecto.
Pero hasta ayer no descubrí el por qué siempre que abres una caja de medicinas lo primero que encuentras es a ese "interfecto".
Todo se basa en las estadísticas, como casi todo hoy en día; han hecho estudios con gente con cajas sin prospectos para ver por dónde abren la caja, si por el lado donde está el nombre del medicamento o por la parte en la que está la fecha de caducidad.
Y determinaron que la mayoría de las personas abrían los medicamentos por la parte donde está impreso el nombre del mismo, y no por el sitio que indica el fin de la utilidad.
Y ahí, debajo de la pestaña, por donde la mayoría abre las cajas de las medicinas, es donde ubican los prospectos impidiendo, si no los quitas, el acceso a las pastillas, gotas, etc.
¿Y, por qué?
"Pues precisamente para que sea lo primero que hagas antes de tomar o ponerte nada de la caja", leer detenidamente el folleto y enterarte de las indicaciones, posología, incompatibilidades y contra-indicaciones; y después... ya te puedes medicar.
Pues es cómo tenemos que obrar ahora con lo que tenemos por delante, informarnos antes de actuar, pero de fuentes fidedignas, como si leyéramos un prospecto; pero no solo nosotros, sino desde el Rey para abajo hasta el más pequeño de la casa.
Pero parece que...
Cambio este emoji: 💪 de fuerza, por este: 👊👊👊👊👊 símbolo de Taek-won-do, lucha coreana. Porque estamos en una lucha.
Y por supuesto, en caso de duda... ¡A los profesionales por favor! ¡A ver si nos enteramos!



GUARDAR EN EL OLVIDO.

Cada vez que ocurre una cosa mala, desagradable, dolorosa, en tu vida, todo el mundo te aconseja encarecidamente que lo olvides, que lo pases a esa parte de la memoria oscura que solo aflora si lo buscas detalladamente, pero que procura opacar los malos recuerdos para hacerte mejor la existencia.
Muere alguien de tu familia...
Después de un período de luto lo mejor es olvidar.
Te traiciona tu pareja y se marcha con otro...
Guarda un período prudencial de luto y arrincónalo en tu mente.
Te han tratado mal tus hijos o tus padres y madres...
Procura omitirlo de tu memoria para que no te haga daño.
Pero yo no estoy completamente de acuerdo con estas aseveraciones.
Lógicamente después de un mazazo importante en tu vida, de cualquiera de las índoles, es necesario guardar un período de luto, y no por el luto en sí, sino porque lo que ha pasado lo tienes que digerir, lo tienes que comprender y finalmente te lo tienes que tragar, porque si no te lo tragas, eso si que sería malo.
Y a partir de ahí, es cuando se dice que hay que intentar olvidar lo que pasó, que la vida sigue, y que hay que vivirla; pero yo no estoy totalmente de acuerdo.
Si no recuerdas lo que pasó, creo que lo estás reviviendo continuamente y no das nunca por finalizada la tortura moral que significó aquello para ti; en cambio, si cada vez que sea necesario lo rememoras, si lo evocas, comprenderás que eso llegó a su final por muy duro que sea ese final.
Y si tienes la suerte que una muerte se te cure con un nacimiento, un desamor con otro amor, un desplante con un beso o un abrazo, o cualquiera de las ofensas con una petición de perdón, entonces...
"La mejor manera de olvidar será recordar."
Pero eso sí, teniendo en cuenta que...
"No debemos amar a lo que ya no existe, si lo hacemos, enjaularemos a nuestro corazón para siempre".


Foto de la página El Cosmonauta.