No obligues a nadie a quererte, mejor oblígalo a irse. Quien insista en quedarse, es quien realmente te quiere. Siempre seremos para alguien, la persona correcta que conocieron en el momento equivocado.

Seguidores

28 septiembre 2017

PREJUICIO Y POSTJUICIO.

Me vengo a referir a la extraña paradoja del anuncio del refresco acuario, ese que se toma con hielo, limón y sin sudadera.
Cuando conoces a alguien, automáticamente, casi sin hablar con él o ella, emites un prejuicio de esa persona. Si sigues con esa relación, para bien o para mal, vas entrando en su vida, en su forma de actuar, en su comportamiento contigo y eso hace cambiar el prejuicio que hiciste previamente, convirtiéndolo en post-juicio.
Hay muchas cosas que admiramos, sobre todo con nuestros ojos, que después son miserias, cosas escondidas y personas retocadas; otras, que nos deleitan los oídos y al final son mentiras, patrañas y bulos.
Más al contrario, con el tiempo, en el post-juicio: aprecias, valoras, te enamoras, te gusta, te cae bien, algo o alguien en particular por quien tuviste un prejuicio desfavorable.
Hoy en día, en nuestro país, hay un inmenso prejuicio al que nos han abocado treinta y tantos años de sectarismo; un prejuicio que ha ido pintando un retrato de la sociedad en la que han estado viviendo durante esos años; ese cuadro ya está saturado de retoques con photoshop para que luzca según ellos desean.
Si realmente se llega a exponer ese cuadro al público, ese mismo público que aplaudiría a rabiar esa exhibición, cuando empiece a ver detenidamente los trazos, comprobará que algunos son garabatos y borrones, de lo mal realizados que están. Y entonces...
El post-juicio, será mucho más penoso y decepcionante de lo que hubieran creído, y muy probablemente llegará a ser un perjuicio.

26 septiembre 2017

YO QUIERO HACER PIPÍ.

Hoy, como casi todos los días, me he despertado mirando el radio reloj de mi mesilla de noche, tengo que hacer un escorzo porque con el ojo derecho, "ná de ná"; pero esta mañana, ni con el ojo izquierdo, que es con el que medio me defiendo.
-¿Qué me está pasando?
Me refriego asustado el ojo, quizá una legaña inoportuna, quizá un poco de conjuntivitis, por Dios, otra vez ¡Nooooo!
Poco a poco pude ver las 7;45 que marcaba el luminoso rojo; posiblemente fue un poco de lacrimeo matutino lo que me impedía hacerlo.
-Parece que todo vuelve a la normalidad.
Entonces me pregunto: ¿Cuál es la normalidad?; ¿Qué es lo normal?
La normalidad depende de que valores muy mucho lo que tienes; normalidad es que veas cuando abras los ojos, oigas cuando te hablen; puedas tocar, acariciar, coger; te comuniques a través de la voz, que te embriagues con un dulce perfume, que degustes una buena comida; que puedas pasear a la caída de la tarde, coger el coche y hacer un viaje, ir a trabajar, jugar una "pachanguita" al fútbol, etc., etc.
Muy muchos, no tienen a mano esa normalidad; muy muchos se defienden, o nos defendemos cada día, para seguir adelante; muy muchos están continuamente, o durante muchas horas, viviendo a una máquina adosados o adosadas; otros dependiendo de biberones intravenosos para subsistir; muy muchos carecen de la libertad suficiente para irse un fin de semana a la playa, y otros, y me toca muy de cerca, algunas veces claman: ¡Yo quiero hacer pipí!
Al final, todo se convierte en normalidad, la cotidianidad de la vida de cada uno hace que lo que no debiera ser normal, sea continuado; y entonces...
Has perdido una parte, o mucha de la libertad que tienes como ser humano; pero, eso sí, continúas andando a través de todos los avatares que la vida te propone, ese es y debe ser nuestro destino. Ante todo seguir, dando gracias por poder hacerlo, pero seguir hasta que el destino decida, otros no tuvieron esa oportunidad.


22 septiembre 2017

MEMORIA HISTÓRICA.

En estos dos o tres últimos días, he tenido un retazo de remembranza, un ramillete de recuerdos del pasado, unas páginas de mi memoria histórica.
El miércoles, al desayunar, una de las comensales, pidió una tostada con el pan blanco, poco hecho; mi abuela Concha, la dulce, siempre pedía pan blanco en la panadería con la cartilla de racionamiento, y ese fue su apodo de por vida.
Por la tarde, fui a dar un pésame, y el marido de la finada, era de Valencia; y como cada vez que escucho Valencia...
-¡Pues mi abuelo era valenciano!, mi abuelo Eduardo, buen tipo, tranquilo, trabajador, formal; eso si, comilón, pero bonachón y muy querido por todos.
Ayer por la mañana, una señora me decía que estaba perdiendo los dientes a causa de la diabetes, y me acordé de mi abuela Encarna, señora altiva y cariñosa; sus dientes se fueron debilitando por los cabezazos que yo le iba proporcionando cuando me cogía en brazos de bebé, al final tuvo que prescindir de todos ellos.
Y por la tarde, estuve hablando con un guardia civil jubilado de los sueldos que les quedan como pensionistas y de los que cobran estando en activo; mi abuelo, Manolo (el motorista), tras dedicar su vida a ser chófer del capitán de la guardia civil, y después de retirado, tuvo que consagrar sus días de jubilación a otros menesteres para sobrevivir, y así podernos ayudar algún mes que otro a nosotros, para poder seguir adelante.
Y mi padre...
Él, siempre está presente en todos mis actos; muchas veces, antes de hacer algo me pregunto: ¿me podrá reprochar algo mi padre si hago esto?; ¿No?, pues adelante; fue un espejo de rectitud y formalidad donde me miro a diario.
Estos últimos días de verano, para mí, han sido unas clases exhaustivas para mi memoria histórica.
Podría diferenciar tres tipos de memoria histórica:
Una, que se resume en un montón de huesos, polvo o cenizas; otra, que para muchos y muchas, permanecerá enterrada para siempre porque no merece la pena evocarlos ni evocarlas; y la última, la memoria de los que nos acompañaron en el camino de nuestra vida, nunca estarán muertos, porque han dejado su huella grabada en nuestras almas como un buen recuerdo.







20 septiembre 2017

LA LEGIÓN MERCURIO.

La mayoría de los componentes de la legión pasaron a formar parte de las huestes del imperio, siendo muy jóvenes; empezaron como todos, haciendo recados a los veteranos, llevándoles comida y limpiando sus armas mientras aprendían las artes de la lucha en el ataque y la defensa.
El tiempo pasó inexorablemente para todos; algunos llegaron a legatus, a centuriones, y algún privilegiado a tribuno; pero la mayoría terminaron sus días en la legión del imperio como milites-pedes; esos que, día a día de lucha, eran los primeros que daban el pecho azuzados por sus superiores.
Combatieron en muchos reinos defendiendo a la centuria Híspalis, cuya bandera era una "apes" dentro de un hexágono, sus huestes conquistaron: el reino de Híspalis, el condado de Xeret, el reino de Granada, y una vez abanderados por la "stella mironense" lucharon por el condado de Barcino.
Muchos legionarios murieron por estocadas, sin filo, en el corazón, otros sufrieron la picadura del maldito cangrejo asesino que habita en los campamentos; muchos fueron heridos de guerra (hasta en los ojos), y tuvieron que retirarse obligatoriamente.
Y cuando la mayoría, al quitarse el casco, descubrieron que sus cabellos (a los que les quedaban cabellos) se habían tornado blancos, el Imperio decidió mandarlos para casa, al retiro de un guerrero y una guerrera  curtidos y curtidas en tantos y tantos  años de lucha.
Los legionarios de la Híspalis,  se desperdigaron por los barrios y arrabales de su ciudad en años sucesivos; y un feliz día, unos pocos decidieron reunirse para hablar de la vida, de la legión, de las heridas, del impero; lo hacían, y lo siguen haciendo cerca de uno de los campos de batalla, cerca de las Serpes, con otros que se han sumado a la legión, entre ellos yo mismo. Los miércoles (cuyo nombre proviene del planeta y dios mercurio) nos unimos para dar culto al dios Marte, dios de la guerra, alrededor de unas buenas tostadas con jamón, aceite, tomate y un buen café.
La llamaré a partir de hoy: La legión de Mercurio.

19 septiembre 2017

ME ESTOY HARTANDO.

Estoy harto de políticos que se creen malos jugadores de tenis, que sólo se dedican a devolver la pelota.
De futbolistas bienpagados que se creen desempleados a los que les resulta una odisea llegar a fin de mes.
De deportistas que se creyeron príncipes.
De estafadores que se creyeron superhéroes.
De corruptos que se creen autopistas por donde circula el tráfico de influencias.
De víboras que se creen amigos y que cuando te vuelves de espaldas, te muerden en el cogote.
De parejas que traicionan a unos y a otras y encima los visten de limpio.
De jefes que maltratan a sus empleados creyendo que van a heredar la empresa, y al final son incluidos en un ERE.
De hijos e hijas que no respetan a sus padres y madres; y de padres y madres que menosprecian a sus hijos e hijas.
De gente que te da la mano con el guante blanco y tiene las manos sucias.
De los que se creyeron que tenían una fábrica de dinero sin fin.
De los que se creen que son el culo del mundo, cuando solamente son el culo.
De los que dicen que luchan por mantener la paz en el mundo y no dejan al mundo en paz.
De los que se creen Dios, repartiendo hijos al libre albedrío, y quitando la vida a otros.
De los que se creen que no dejaran el poder, hasta que la muerte los separe.
De los asesinos que se creen que quedarán impunes.
De los estúpidos que se creen listos, y de los listillos que no dejan de ser estúpidos.
Espero no haber hartado más a los que ya estáis tremendamente hartos.
Sed felices.

16 septiembre 2017

CON EFE DE GASPER.

¡Qué bonita  esa película!
¡Qué lindo el fantasmita calvo y cabezón que pulula por toda la mansión!
¡Qué graciosos los otros tres hijos de su madre, que se dedican a hacer la vida imposible a la familia que visita la casa!
¡Qué encantador el padre cuando se convierte en fantasma!
¿Fantasma?
Si, fantasma con F.
F de fanfarrones; que se entretienen en  provocar a sus paisanos con faltas de respeto y educación, fanfarrones que no agradecen las facilidades que la vida les ha dado y las refriegan constantemente en la cara del vecino, en vez de ofrecérselas a los que carecen de ellas.
De farándula; en la que se está convirtiendo la vida política actual, poco a poco, paso a paso, pero eso sí, con decisión.
De farfullar; a la hora de tener que decir las verdades del barquero, y por supuesto cuando haya  que decir un ¡no! con todas las de la ley.
De fumarada; que nos están vendiendo constantemente, unos y otros, rojos y azules, naranjas y verdes, morados y rosas.
De fregados; en los que se meten y nos meten algunos, para intentar ocultar la suciedad que sale a borbotones por la boca del desagüe de su fregadero.
De fantasía; esa que tienen tantos y tantos, viviendo en los mundos de Yupi, con el dinero de los demás y con las riendas de un país, autonomía, o una ciudad en sus manos.
De fondo, el que están tocando ya demasiados habitantes de esta sociedad; con la consciencia de que más abajo, ya no hay nada.
De fútbol del malo, con "boleones" de un campo al otro, sin que ninguno de los equipos tenga el valor suficiente para echarla abajo y jugar entre todos.
De agencia EFE, que podría hacerse eco, más a menudo, de buenas noticias que alimenten nuestro maltrecho ánimo, y dejarse de ensalzar tanto los desastres.

Con F de fusta, que haría falta para dehacerse de tantos y tantos fantasmas que acorralan nuestra existencia.
Tampoco vendría mal una grandiosa falla, en la que ardieran, tantas y  tantas cosas.
En fin... también con efe.

CUANDO LAS BARBAS DE TU VECINO...

Mi padre, me conoció cuando trabajaba de cobrador en la empresa de autobuses Jiménez, actualmente absorbida por Damas.
Sufrió un accidente y tuvo que dejar de trabajar en ese menester.
El cobrador, en un principio, paseaba arriba y abajo por el pasillo del autobús cobrándole a los viajeros; más tarde se ubicó al lado de la puerta trasera, que era por donde tenían que entrar los usuarios para pagar el viaje.
Hoy en día es el chófer el encargado de cobrar los billetes, por lo que las empresas de autobuses se han ahorrado un empleado por bus. Y tú en tu coche, conduciendo no puedes ni beber agua.
Nos han convertido a todos, en casi todas las estaciones de servicio, en manipuladores de productos inflamables, con el subsiguiente ahorro de más de tres o cuatro empleados por gasolinera. Ahora vas y te pones a vender leña en la puerta de casa, verás…
En el súper, coges una bolsita y un guante y ¡hala! a servirte las frutas y verduras sin tener el carnet de manipulador de alimentos; tres o cuatro empleados por grande superficie, al paro. Si eres capaz, intenta vender algo de eso en casa si tener el carnet, y  verás..."
Llamas a una compañía de seguros para contratar uno, y te sale la "puta" maquinita hablando, lo que consigue es ganar más dinero a tu costa, ya que esa compañía tiene instalado un 902 y por ende en cada empresa; una, dos o tres telefonistas al desempleo. ¿Yo puedo contratar un 902 para cuando me llamen de Jazztel, a las cuatro de la tarde, les cueste a ellos los euros?
Y una de las últimas, las máquinas que hacen de cajeras en los supermercados, con el rollo de que son cajas rápidas; son rápidas para despedir o no contratar, porque si pagamos por ahí, la cajera, la que te atendía normalmente, pasará a engrosar las listas del INEM.
Como esas, miles y miles; eliminar personal para abaratar costos, por lo que ganan más; no se les ocurre, que los trabajadores hagan menos horas, cobrando lo mismo y teniendo ellos los mismos beneficios y no más. Eso...
Ah, pero esa cara, la de los beneficios, tiene una cruz; cuando no queden empleados que cobren un sueldo digno para poder gastar en esas empresas, veremos a ver qué es lo que va pasando.
Cuando las barbas de tu vecino decidas afeitar, pon las tuyas a remojar, que alguien vendrá a afeitártelas.


14 septiembre 2017

ASIGNATURA: DESCONOCIMIENTO DEL MEDIO.

Voy repasando hojas y hojas de los libros de texto o de la enciclopedia; los profesores me van explicando detalladamente las lecciones para aprender a defenderme en este mundo-inmundo repleto de sandeces.
Las matemáticas y la física más o menos se me dan bien con la ayuda de las clases particulares que recibo semanalmente; la biología la voy dominando, me encanta; lo mismo que me gustan las ciencias naturales y el conocimiento del medio.
Pero amigo, llegamos a las asignaturas de geografía e historia, y la jodemos. (Dios, cómo se aprovecha el poder de la ignorancia.)
En la anterior dictadura, se nos aleccionó a odiar y a temer a las izquierdas "los rojos" y a amar a la derecha; era en aquellos libros de política (como así se llamaba la asignatura); anteriormente se inculcó el desprecio a la monarquía y a la derecha en los libros de texto de la republica; y después, coincidiendo con la democracia...
¡Llegaron las autonomías (perdón, las autonosuyas) y se lió gorda.!
Desde entonces, hay 17 autonómicos libros de historia de una región, más dos historias de ciudades autónomas; cada una diferente. Lo  que, en un libro es excelso, en otro es indiferente o enemigo; me fabrico un reino si me apetece, o digo que donde vivo, pertenece a un grupo de provincias (incluidas algunas de otra nación) que forman un país inmemorial.
En esas historias partidistas, lo que está pasando ahora se podría catalogar en un futuro (si ocurriese) de independencia; nada más lejos de la realidad; independencia, creo,  es dejar de depender de algo o alguien que nos ha sometido o somete a la fuerza. Los que viven en Cataluña, en su día votaron libremente una constitución y no fueron sometidos a nada, ni por nadie, a la fuerza.
Pero esos libros de geografía e historia, que convirtieron y siguen convirtiendo en reales, miles de fantasías animadas de ayer y hoy, son los verdaderos polvos que trajeron estos lodos.
Habría que haber actuado mucho, mucho antes con esos libros de texto, ahora lamentarse no tiene sentido, es demasiado tarde.
Ningún país, que yo conozca, tiene historias cambiantes de su pasado en el transcurso del tiempo y en 19 versiones diferentes, o dependiendo de quien gobierne; y así nos va y nos seguirá yendo, estudiando  la asignatura del desconocimiento del medio.

11 septiembre 2017

A LAS DIEZ, O ANDANDO.

De las personas mayores siempre, siempre he aprendido; ya he dicho que durante muchos veranos, en la calle Lepanto, nos sentábamos, o por lo menos yo me sentaba, a escuchar a los mayores de la calle, al fresquito de la noche para aprender.
Hoy me han referido una frase que servía de coletilla a un paisano, ya mayor, y harto de esperar a la gente con las que se citaba en la Venta Pazo; lugar espléndido para comer por cierto.
Hace años, no muchos, la Venta Pazo era el centro de los negocios de Sanlúcar, los que sois de aquí lo sabéis bien; allí se reunían ganaderos, tratantes de tierras, corredores, almacenistas de frutas, propietarios de fincas, directores de banco y empresarios de todo tipo, para cerrar con un café, una cerveza o un vino cualquier negocio.
Éste que nos ocupa, era tratante de ganado; y estaba tan hastiado de esperar a gente que decían llegar a las diez y lo hacían a las doce; que un día tomó una sabia decisión…
Cuando lo llamaban por teléfono para quedar, se limitaba a decir:
-“A las diez en la venta, o andando”.
Y si a las diez y cinco no había aparecido el “tal”, éste echaba a andar y se iba a sus menesteres, que no eran pocos, y el “tal” si quería verlo, tenía que ser andando (en los menesteres).
La puntualidad es una de esas virtudes que escasean en estos tiempos, lo mismo que dar tu palabra o el apretón de manos (de eso hablaré otro día).
No obstante, y como diría el gran Groucho Marx :

-      Hay personas que, a pesar de ser puntuales, se les nota el retraso.

09 septiembre 2017

JUEGOS OLÍMPICOS.

¡Qué lástima que los Juegos Olímpicos solo sean de competiciones deportivas delimitadas por el COI!
Este país, destaca en primera fila en otros menesteres, que obviamente, si hubiera juegos olímpicos o campeonatos mundiales sobre esas modalidades, creo firmemente que destacaríamos sobremanera y tendríamos cantidades de títulos y medallas olímpicas.
En la envidia, somos verdaderos especialistas; llegando a cotas inusitadas de personas federadas, es sin duda el deporte nacional desde tiempos inmemoriales.
Otra disciplina en la que destacamos, junto a otros países mediterráneos, es la picaresca; definida en los libros de entrenamiento de este deporte, publicados hace siglos: El lazarillo de Tormes, Don Quijote de la mancha, la pícara Justina, el Decamerón, etc.
También, una reciente modalidad ha hecho furor entre, y sobre todos, la clase política: la corrupción. Impulsados por una irrefrenable ansia de “servir” a los que los hemos puesto en sus poltronas, han hecho lo indecible para crecer enormemente en poco tiempo, viviendo a cuerpo de rey, corrompiendo y corrompiéndose en todos los estratos de la sociedad.
Otra asignatura en la que sacarían buena nota, y tendríamos buenos triunfos, sería la prepotencia, de esa también andamos “sobrados” y valga la redundancia.
Y por último, y dejando un poco escondidas pero no olvidadas a: la violencia, el aburrimiento, la televisión basura, el arrasado de culturas, el trepar, etc. también en la especialidad de la estupidez, nos podemos calificar como de los primeros del mundo.
Somos un país hecho a la forma y manera de los deportes que nos deleita practicar y así nos va.

Dice mi admirado Forges: ¡PAÍS!

08 septiembre 2017

¿POR QUÉ TE ESCONDES, COÑO?


Te escondes sigilosamente tras puertas y ventanas para escuchar las conversaciones de todos los que tienes alrededor; intentas que pasen desapercibidas para tí, pero como escuches una sonrisa o atisbes una mueca de satisfacción, tu color torna a rojo encendido (no lo puedes remediar), y te marchas ofuscada hacia otro lado.
No comprendes al trabajador, crees que no existe, que todo lo regalan; a unos, que tienen más suerte, les toca más y a otros menos. No entiendes cómo una pareja puede reírse en su convivencia, disfrutar del tiempo que están juntos, y vivir felices (dentro de lo que cabe), es superior a tus fuerzas, tu color se vuelve encarnado y retuerces la cara para ni mirarlos siquiera.
Desconoces el valor de la amistad, o el de los que intentan hacer el bien a los demás; mides las cantidades de dinero que cobra cada uno en su trabajo, sin tener en cuenta el esfuerzo que realiza, ni el tiempo que le dedica. Para no tener, no tienes consideración ni con los niños pequeños en las relaciones con sus hermanos y amiguitos; ni, por supuesto, con los triunfadores; esos, esos ya te ponen de color púrpura y sales corriendo.
Y que conste, serás más o menos mala, pero sana....
Yo solo me acuerdo de tí, cuando rememoro una canción que escuchaba mucho mi padre en su pequeño comediscos.
Decía Antonio Machín;
Tengo envidia del pañuelo
que un día secó tu llanto,
porque yo te quiero tanto...
Y mi envidia, es tan solo amor.

05 septiembre 2017

CUANDO EL "NO" ENMUDECE.


En un país, regido por una élite de desalmados, encabezados por el que tiene el cabezón más grande, en el que el hambre, las restricciones, la pobreza y la falta de libertad imperan por su presencia, el "no" del pueblo llano, enmudece.
Por desgracia, ese mutismo del "no" , también predomina en otro país hermano; menos acentuado, pero también lo hace.
Si te gobiernan incapaces, corruptos, incultos, aprovechados, que llevan poco a poco a la ruina a un país, recortando en beneficios sociales para compensar el dinero que se "evapora"; es porque el "no" deja de preponderar.
Si se enriquecen muchos sin hacer nada, si un jugador de fútbol vale lo que 37.000.000 de raciones de comida escolar, si  Ã©ste, cobra a la hora el precio de 856 raciones de un comedor social, es que el "no" brilla por su ausencia en el mundo del fútbol.
Si un niño que tiene de todo, no deja de pedir, de afixiar a sus padres con caprichos, es que el "no" ha dejado de gobernar esa casa.
Si la bandera visible de una cultura ancestral,es el asesinato indiscriminado de inocentes, es porque predomina el "no" de los que nunca asesinaron.
Si unos pocos, o unos muchos, pretenden hacer un país a su libre albedrío, sin contar con parte de los que lo hicieron grande, es porque el "no" se abstiene de dominar en esa comunidad.
Si unas regiones de esta España son más ricas que otras, recaudando más impuestos, con más fábricas, con más empresas grandes, y otras son pasto de latifundios improductivos herencias de "grandes señores",  es porque muchos de nuestros gobernantes desde hace muchas, muchas décadas, excluyeron el "no" en sus conversaciones con estas comunidades.
Una voz fuerte, nunca puede competir con una voz clara, aunque ésta sea solo un murmullo en el que se escuche a lo lejos un "no".


02 septiembre 2017

GLADIATOR.

Cuando vienes al mundo te conviertes en gladiador, ya sabes que ese será tu destino; y tu final siempre será la muerte, en la arena, a manos de la vida misma.
Los lanistas o entrenadores, (papá y mamá) te van enseñando día a día, hora a hora, cómo comportarte en esa arena; te equipan con un escudo para que te protejas de los ataques de otros como tú, que tendrás muchos en tu corta o larga vida de luchador; te surten de un casco que guarde todas las enseñanzas a las que eres sometido en tu período de entrenamiento; también te proveen de  una visera para que no te deslumbren las mentiras, necedades y parafernalia de los que se enfrenten a tu persona; te suministran una red con más de una misión: pararte las grandes caídas y atraer hacia ti a las personas con las que te sientas bien. Te inculcan, que hasta que el de arriba no ponga el pulgar hacia abajo, no todo estará perdido, y te tienes que volver a levantar. Y por último, te arman con un gladium afilado con inteligencia, versatilidad, honestidad, reflejos, y el don de la palabra, para que te defiendas de todo y de todos.
Habrá un momento, en el que tus lanistas decidan, o tú mismo tomes la iniciativa, en el que saltarás a la arena para enfrentarte solo a la lucha, en este circo que es la vida.
Pero, hay una máxima desde los tiempos de la Roma Imperial, de la Roma de los Césares, de la Roma de Séneca, Rómulo y Remo, que siempre deberás tener presente; esa que le inculcaban los lanistas a sus pupilos y que no nos convendría olvidar cuando estemos en el  coso:

“Todo gladiador toma sus consejos en la mima arena”.