No obligues a nadie a quererte, mejor oblígalo a irse. Quien insista en quedarse, es quien realmente te quiere. Siempre seremos para alguien, la persona correcta que conocieron en el momento equivocado.

Seguidores

27 agosto 2018

EL QUINTO CENTENARIO.

√öltimamente es muy com√ļn que pase en coche, de copiloto, por el famoso puente sevillano del Quinto Centenario.
Ese puente que cruza el Guadalquivir camino de C√°diz formando parte de la SE-30 tiene cinco carriles, dos de ida y dos de vuelta fijos y un carril central reversible, que lo mismo se utiliza para entrar en Sevilla como para salir, depende de la densidad del tr√°fico que circule en cada sentido en un momento determinado.
Cuando el carril central est√° cerrado, y lo puedes ver en las se√Īales luminosas que hay en alto, el carril est√° se√Īalizado con un aspa roja, y se ve desde un kil√≥metro o kil√≥metro y medio antes de entrar en el puente; eso indica que si vas por el tercer carril te tienes que pasar al de tu derecha antes de llegar al puente.
Pues bien, hay una cantidad ingente de "listos", inc√≠vicos y faltos de educaci√≥n ciudadana que adelantan por ese carril, no soportando la cola que aguantan los que van por los otros carrilles; y una vez que llegan al final, pues no tienen m√°s remedio que intentar meter el coche en el carril correcto, aprovechan para hacerlo la distancia de seguridad que mantienen los conductores y conductoras que respetan las normas; conllevando eso parones, y una lentitud horrible en el atasco. Si todos respetaran las se√Īales y se pasaran en su momento al carril correcto, la circulaci√≥n, aunque densa, ser√≠a m√°s fluida.
El otro día pensando, y repensando cómo evitar que los que no tienen consideración se cuelen y entorpezcan al resto, he encontrado una solución coherente; una táctica que deberíamos seguir las personas de buen conducir y es la siguiente:
En el momento que se vea el aviso que el tercer carril est√° cortado, los conductores que circulen por el segundo, deben pasar a circular entre el carril dos y el carril tres, no dejando adelantar a nadie que intente saltarse el atasco por la cara, en detrimento de los que esperan.
A grandes males, grandes remedios.

UNA LLAMADA.

Hoy en d√≠a tienes que andar muy pocos pasos, coges el m√≥vil, (casi todo el mundo tiene) y le das al "dibujito" verde claro con la silueta blanca de un tel√©fono blanco fijo; arriba aparece una lupa peque√Īa y la palabra Buscar...
También se puede utilizar el fijo ehhh.
Pon el nombre de tu padre, de tu madre, de tu hermano o de tu hermana, de la abuela, del abuelo, del amigo  con el que hace tiempo que no hablas, o el de la amiga que est√° enferma; pon el nombre de esa persona que sabes que est√° en horas bajas, acuciado por la depresi√≥n o la ansiedad, que son ant√≥nimas pero que a la hora de doler, son sin√≥nimas; busca el nombre de la chica o el chico que amas, pon el nombre del compa√Īero o compa√Īera que lleva tiempo de baja, escribe el nombre de la persona que creas que necesita que lo llames.
¿Tanto trabajo te cuesta?
¿Tanto de tu precioso tiempo vas a gastar en ello?
¿No entiendes que esos tres minutos  de tu vida que te van a costar esa llamada, pueden resultar muchas horas, d√≠as, meses o incluso a√Īos de vida para la persona que est√© detr√°s de auricular, o simplemente un atisbo ef√≠mero de felicidad?
Esta reflexi√≥n me la ha inspirado el tr√°iler de una comedia cinematogr√°fica en la que destacaba la monumental Kelly LeBrock enfundada en un espectacular traje rojo, y la m√ļsica del sin par Stevie Wonder ( Stevie Maravilla).
Solo tienes que descolgar, marcar, esperar que haga la llamada y cuando escuches a otro lado:
-Dígame.
Contestar t√ļ:
-I JUST CALLED TO SAY I LOVE YOU.(Solo llamé para decirte que te quiero)
Creo que no har√°n falta m√°s palabras.
¿Por qu√© no lo intentamos? 
A lo mejor nos sorprendemos de lo bien que nos sienta.
¡Esc√ļchala en el enlace adjunto!



LAZOS DE SANGRE.

Lazos de familia, esa savia que ilustra tu personalidad, que te hace responder a los avatares de la vida seg√ļn la sangre que corre por tus venas.
Unos lazos que te unen m√°s all√° de la eternidad, unos lazos que mantienen vivo el recuerdo de los que te han precedido en este mundo.
Hay otros lazos, de amistad, que normalmente nacen desde la infancia y que perduran por los siglos de los siglos, no son de sangre, pero como si lo fueran.
Tambi√©n est√°n los lazos que te atan a tus compa√Īeros de por vida, esos con los que has convivido, sufrido, divertido, y trabajado durante muchos, muchos a√Īos; tampoco son de sangre, pero tambi√©n como si lo fueran.
Dentro de los lazos familiares, est√°n tambi√©n los que nosotros nos anudamos cuando conocemos a la pareja de nuestra vida; esos, deber√≠an durar para siempre, pero muchas veces se pudren por los malos tratos, las decepciones, los enga√Īos, por las incomprensiones, y normalmente, por la falta de amor con que se debi√≥ anudar en su d√≠a ese lazo.
Lazos que nos unen a algunos animales, que muchas veces son m√°s fieles que la familia, esos tambi√©n perduran atados durante a√Īos.
Y por √ļltimo, hay otros lazos que actualmente no son de sangre, pero que como siga la tozudez de unos, unas, otros y otras pueden llegar a serlo.
Unos lazos amarillos, que en vez de unir hasta la eternidad, lo que hacen es separar de por vida; separar a hermanos, a familias enteras, a amigos; y por encima de todo, hacen que los partidarios de los encontronazos, los y las agitadoras de turno, y los y las violentas hagan su agosto, viviendo como peces en el agua, a costa de los que defienden una u otra ideología.
En vez de poner y quitar, podrían hacer como los japoneses cuando van a la huelga: trabajar más de su horario normal.
Pues eso, dedicar el tiempo de quitar y poner, de volver a quitar y de volver a poner, en actividades sociales de ayuda humanitaria a quien realmente lo necesite; y el o la que quiera llevar un lazo en la solapa usando su tiempo libre para la ayuda humanitaria...
La verdad es que me importar√° un pimiento. Pero quiz√°s eso no sea tan medi√°tico.
¡Ojal√° esos lazos amarillos nunca se tornen en encarnados 

24 agosto 2018

EL FINAL.

Nunca pienses que "esto" es el final cuando las cosas se presenten mal, nunca determines de rendirte ante la negatividad que te puede acuciar en  un momento determinado, nunca te desprecies por un fracaso amoroso, o dos, o tres, o los que sean; nunca entregues la toalla ante un diagnostico desfavorable o una enfermedad grave, nunca  digas: ¡Esto se ha acabado!
Nunca desesperes ante las adversidades de tu trabajo, nunca desistas ante las dificultades que se puedan presentar a lo largo de tus estudios, nunca pierdas la esperanza en encontrar un trabajo digno, nunca te rindas pensando en que no hay nada m√°s all√° de donde est√°s.
Hace ya m√°s de seis a√Īos, fui al cine con mi amiga Carmela a ver: El ex√≥tico hotel Mary Gold, nos encant√≥ la cinta, y ambos nos quedamos, para toda la vida, con una frase de la pel√≠cula, que en un momento de la trama dec√≠a Dev Patel en su papel de Sonny Capoor, dando una fant√°stica lecci√≥n de positividad; cuando todo estaba en contra, el trabajo, el dinero, el amor, la salud, el intentaba convencer a la chica que amaba de que todo estar√≠a bien, que al final, todo ir√≠a bien.
AL FINAL TODO ESTAR√Ā BIEN, SI AHORA NO LO EST√Ā, ES QUE NO ES EL FINAL.
Sería bueno intentar adoptar esa postura ante las bofetadas sin manos. que en muchos momentos de nuestra vida, esta misma nos depara.
Nunca es el final de verdad, hasta que no mueres, hasta entonces siempre hay tiempo de ser feliz.

LAMENTOS.

Un d√≠a viendo la obra del d√ļo S√≠ndrome Clown "Mejor es posible", en una parodia hablaban de la frase: "De lo m√≠o no hay nada". Dec√≠an que si despu√©s de cuatro o cinco a√Īos no encuentras nada de lo tuyo (se refer√≠an al trabajo) ded√≠cate a buscar en otro sitio o en otra cosa, de nada te vale estar lament√°ndote durante tantos a√Īos.
Esta teoría de los geniales Práxedes Nieto y Víctor Carretero se podría aplicar a cualquier circunstancia de nuestra existencia.
En la enfermedad, tampoco valen de mucho los lamentos, en este punto admiro muy mucho a mi madre por su coraje ante la adversidad de la enfermedad y la decisión de tirar para adelante.
En los estudios, en  el amor, en las decepciones de amigos y amigas, en accidentes, en cualquier caso el lamento es in√ļtil.
Quiz√° llorar, en alg√ļn momento determinado, puede sentar bien, desahogarte; pero de ah√≠, a estar continuamente con el lamento en tu voz, hay un verdadero abismo.
Nos lamentamos de todo, incluso de lo que ha salido mal por nuestra culpa o falta de atención; y cómo no, nos lamentamos siempre de nuestra mala suerte.
Hay una frase de William Shakespeare que nos debe despertar la consciencia en cuanto a los lamentos y que dice así:
El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el da√Īo hecho.
Ya es hora de levantarnos y reparar lo que hemos destrozado, o estamos destrozando, en vez de lamentarnos de ello.

¿D√ďNDE OS ESCOND√ČIS MALDITOS?

¿D√≥nde est√°is escondidos?
Al carecer de una forma homogénea de proceder, jamás se donde os escondéis; cuando más os necesito, más escondidos estáis.
Aguanto sentado, sumiso, esperando para no acelerar las cosas; estoy charlando amigablemente y no me apetece cortar la conversación; pedimos otra cerveza, y ella me está ensimismando con sus palabras; quiero, pero no quiero marcharme hasta que llegue al fin de la historia.
Hay un momento determinado en el que ya no puedo más, máxime si hace unas dos horas que me he tomado la pastilla para la tensión arterial:
- Perdona un momento. (Le digo)
Y me levando (ya m√°s r√°pido de la cuenta) camino del servicio.
Cuando llego a la puerta, la abro y entro en una especie de laberinto, tres puertas, solo reconocible en la oscuridad del distribuidor la de minusválidos, por las ruedas del carrito; porque las otras dos, algunas veces, tienen más tonterías que un mueble bar de los antiguos, pegadas en la puerta.
Me pongo a mirar la foto, el dibujo, o lo que sea (todo por no poner (HOMBRES Y MUJERES), de cerca, hasta que encuentro el mío, sumido en la oscuridad, porque todavía no he encontrado el interruptor de la luz, y obviamente, ese servicio no tiene luz por sensores.
Entro en mi correspondiente servicio, despu√©s de tres puertas, sumido en una atroz oscuridad, y lo peor de todo: me√°ndome a m√°s no poder; intento aguantarme cerrando mis piernas entre s√≠, y busco desesperadamente el interruptor; hago aspavientos (por si hay detector de vol√ļmenes); ni fuera, ni dentro, ni al lado de la jamba de la puerta, ni debajo del espejo, ni en el mo√Īo de la madre que los pari√≥ aparece el interruptor.
- ¡Co√Īo que me meo, pero no veo donde hacerlo!
Desesperado, no tengo más remedio que encender la luz del móvil, (menos mal que lo llevaba encima) ponerlo encima del lavabo y liberarme de esa presión.
Y digo yo: Si hay normas de homogeneidad para tantas cosas, ¿por qu√© co√Īo no ponen todos los bares los interruptores de los servicios en el mismo sitio, y con la misma nomenclatura?
HOMBRES, MUJERES Y MINUSV√ĀLIDOS/DAS.

POL√ćTICA DE PRIVACIDAD.

Hasta hace poco, como tuvieras la osadía de buscar algo en internet, dando por hecho que aceptabas la política de privacidad al entrar en la página, te pasabas meses comiéndote anuncios sobre lo que habías consultado, aparecían en todas partes, en facebopok, en google, y en cualquier buscador.
Una pol√≠tica de privacidad o p√≥liza de privacidad es un documento legal que plantea c√≥mo una organizaci√≥n retiene, procesa y maneja los datos del usuario o cliente. √Čsta es mayormente usada en un sitio de internet, donde el usuario crea una cuenta. La p√≥liza de privacidad es un contrato en el cual susodicha organizaci√≥n promete mantener la informaci√≥n personal del usuario. Cada organizaci√≥n del internet tiene su propia p√≥liza de privacidad, y cada una de ellas var√≠a. Es la responsabilidad del usuario leerla, para asegurarse de que no hay condiciones por las cuales se lleve a cabo un intercambio de informaci√≥n del usuario, la cual puede ser vista como una violaci√≥n de privacidad.
A partir de mayo de 2018, los sitios que manejan tu información te preguntan que autorices su política de privacidad.
- ¿Alguien lee los textos de la pol√≠tica de privacidad de los sitios que visita? 
-¿Sabemos que cada sitio tiene una pol√≠tica diferente, y que para que no nos la cuelen deber√≠amos de leer todos los contratos de privacidad antes de aceptar (que a todos los efectos significa, firmar)?
-¿Qui√©n lo hace antes de seguir adelante?
Hay sitios que no te piden que aceptes su política porque no utilizan tus datos, por lo que he tomado una drástica decisión:
Cada vez que intente abrir una página, sea de donde sea: una publicación de facebook, un mensaje whatsapp, o cualquier mensaje que no sepa de donde viene, voy a intentar no abrirla. Sólo he leído la póliza de gmail por el tema de este blog.

¿POR QU√Č LO HACEMOS?

A LA ATENCI√ďN DE LOS SERES HUMANOS, YA SEAN HOMBRES, MUJERES, NI√ĎOS O NI√ĎAS.
Mundo "civilizado"

El que suscribe, yo mismo, hombre pac√≠fico, amigo de sus amigos, sincero, cari√Īoso; nacido en este mundo civilizado hace ya casi seis d√©cadas, y con domicilio aqu√≠ mismo, con el debido respeto a ustedes:

                        E X P O N E: 

Que la convivencia de este habitat en el que nos encontramos cada vez es m√°s dif√≠cil, la verdad se diluye entre noticias manipuladas; los amigos, infectados por el virus del vil metal, se deshojan de la flor de la amistad por la que un d√≠a les ayudaste; la paciencia se difumina continuamente, a cada momento, en el bar, en los sem√°foros, en la calle, en las ciudades; la educaci√≥n se esfum√≥ de golpe y la gente anda con la cabeza agachada por no dar los buenos d√≠as; todav√≠a hay guerras civiles, entre hermanos, a tiros o a palabras y obras; las muestras de cari√Īo hacia nuestros semejantes son tomadas como un gesto de debilidad, y la bondad se trueca por su ant√≥nimo, que adem√°s tiene el mal gusto de rimar con ella.
Dadas estas circunstancias, y much√≠simas m√°s que podr√≠a detallarles, y que ustedes saben perfectamente: El poder desp√≥tico, la falta de caridad, violencias, abusos a menores, etc. es por lo que a ustedes...

                            S O L I C I T O:

Que tengan a bien retractarse a la hora de hacer da√Īo a los dem√°s, que piensen m√°s de dos veces antes de dar un golpe, que recapaciten un poco antes de dirigir dardos envenenados con la boca, y si no es suficiente, preguntarse mir√°ndose al espejo...
¿Por qu√© los hacemos?
Gracia que espero obtener de ustedes, cuya vida guarde Dios muchos a√Īos, y que yo lo vea.

20 agosto 2018

¿SIN√ďNIMOS?

El "word reference" como diccionario de sin√≥nimos y ant√≥nimos y las definiciones de los crucigramas, crean un sinf√≠n de ambig√ľedades con las palabras que utilizamos normalmente en nuestro vocabulario.
Basta un ramo de vocablos o afecciones que nunca ser√°n lo mismo:
- Mirar, nunca ser√° lo mismo que ver, se puede mirar mucho y no ver nunca nada.
- Querer ni de lejos se acerca a amar, querer determina posesión y amar entrega.
- De besar a rozar con los labios media un verdadero abismo, el calor del amor.
- Se puede o√≠r mucho y a la vez escuchar muy poco, y si hay ese ruido que √ļltimamente nos acosa, menos todav√≠a.
- Jam√°s se podr√° equiparar dormir con so√Īar, las horas que duermas las pierdes, los sue√Īos quiz√°s los puedas hacer realidad alg√ļn d√≠a.
- No es igual percibir un roce que notar una caricia; el roce te rasca, la caricia te eriza la piel.
- Te pueden doler una y mil cosas, pero muchas no las sientes, lo que sientes te duele tan profundo que se impregna en tu ser.
- No siempre jugar es divertirse, ni reír es estar contentos.
- Y la felicidad no es bienestar, ni un llanto una rabieta.
Después de este ramillete "ambiguo", en estos tiempos modernos, llega un momento en el que decimos basta; basta a bulos, basta a noticias falsas, basta de acusaciones infundadas, basta de crear vidas falsas para presumir de vida, basta de tanta parafernalia, basta de tantas citas y citas sin fundamento.
En estos d√≠as, gobernados por las redes sociales, y por los que las utilizan en beneficio propio y no para ayudarse, o ayudar a los dem√°s, se impone una ambig√ľedad m√°s, quiz√° una de las m√°s dolorosas, pero que cada vez nos invade m√°s...
Nunca equipares a la verdad con la percepci√≥n; lo que percibas en alg√ļn momento puede que nunca llegue a ser la verdad.

UNA BODA IDEAL.

Hasta hace no mucho tiempo, aunque dada la evoluci√≥n de las bodas parece la prehistoria, lo m√°s com√ļn era que se casaran un hombre y una mujer, y adem√°s por la iglesia.
Con la llegada del divorcio, se abría una nueva vía, antes poco utilizada, era la boda civil; al no poder volver a casarse con nadie por la Iglesia, exceptuando los matrimonios anulados por el tribunal de la Rota, las nuevas parejas nacidas de los divorciados y divorciadas, legalizaban su situación en una boda civil, en un nuevo casamiento, nunca en un nuevo matrimonio, ya que el matrimonio es un sacramento de la iglesia, y ella no lo autoriza.
Más adelante se legalizaron las bodas o casamientos entre gays y entre lesbianas, también deberían de ser civiles, ya que la iglesia no autorizaba, ni autoriza, ese tipo de matrimonios.
Despu√©s, y tras muchas reclamaciones, aparecieron las parejas de hecho, personas que conviven durante muchos a√Īos sin ning√ļn contrato de por medio.
Y por √ļltimo la bendici√≥n a los ancianos; ancianos y ancianas, viudos y viudas que se unen para dar una nueva oportunidad al amor, pero que no se quieren casar por lo civil por no perder sus √≠nfimas pagas; se sienten en pecado, y acuden a la iglesia para que un sacerdote bendiga su uni√≥n sin papeles.
Pero lo más reciente que he escuchado es lo que más me ha desconcertado, un nuevo tipo de boda no realizada anteriormente, y que el otro día salía en las noticias...
¡La boda con uno mismo, o con una misma! que por lo visto es la boda ideal.
Como dir√≠a el maestro del cine Joaqu√≠n Ortega: ¡Ou yeahhh!
Y yo me pregunto por la paradoja de este nuevo tipo de casamiento...
¿Es lo mismo que decir que se casa el Doctor Jekkyl con Mr. Hide?
-Cuando te cabrees contigo mismo y te quieras separar... ¿Te sales de t√≠ mismo y te vas?
-Si te gusta un hombre y te enamoras de √©l... ¿Te est√°s auto-poniendo los cuernos?
-Si te divorcias...¿A d√≥nde abonar√°s el dinero de la manutenci√≥n?, ¿Te abrir√°s otra cuenta?
-Cuando tu hija o hijo se case con su pareja tendr√°... ¿Suegro?, ¿suegra?, ¿"suegre"?, ¿suegro al cuadrado?
-Cuando necesites consultar algo con tu pareja...¿Le hablas al espejo?
Y un sin fin de preguntas m√°s que ahora mismo no se me ocurren.
Ahhh, se me olvidaba...
¿Cuando te mueras quien cobrar√° la pensi√≥n?
Rememoro de nuevo a mi admirado Forges: ¡Paisss!

C√ďMO PAGAR MENOS.

Hay veces que entras en un restaurante, y cuando miras la carta del men√ļ que hay detr√°s de la puerta, te das cuenta que la has cagado, si sigues adelante no podr√°s entrar hasta el a√Īo que viene y, y...
Pasas, por verg√ľenza, y ya, nada m√°s aspirar el aroma del ambientador exquisito que perfuma delicadamente el ambiente, algo en el trasero te empieza a temblar, y esa es tu cartera.
- ¿Cu√°ntos son se√Īor?
- Somos dos.
- Pasen al sal√≥n por favor. ¿Qu√© van a tomar?
- Traiga dos ca√Īas peque√Īas.
En un momento, el camarero se presenta con las dos cervezas, un "cestito" con dos peque√Īos bollos de pan caliente (de ese nuevo de ahora, pre cocido) y un paquete de picos min√ļsculo; junto con un plato de postre con unas patatas ali√Īadas con cebolleta y pimiento verde el cual no hab√≠amos pedido.
-Aquí tienen la carta.
-Gracias.
Empezamos a mirar la carta, los nombres de los platos, y lo que es peor, los precios; nada bajaba de veinticinco euros, sólo el aperitivo y el pan.
Por cada l√≠nea de la carta que le√≠amos me ca√≠a una gota de sudor de la frente, soy de bastante comer, y viendo los raqu√≠ticos platos de los comensales que ten√≠a alrededor me tem√≠ lo peor, ¡Joder con la nueva cocina!
Entonces tomé una decisión drástica...
-Por favor...
-S√≠, d√≠game, ¿qu√© van a comer?
Nos va a poner una ración de almejas en salsa marinera con aromas de erizo de mar, y unas albóndigas de mero con tomate del Pirineo, frito y marinado en apio; de momento, después pediremos algo más; ah y de beber, una botella de agua grande y muy fría por favor.
-Enseguida se√Īor.
El hambre nos pudo y tuvimos que repetir tres veces m√°s, pero solo el pan; reba√Īamos la salsa marinera y nos explayamos a gusto con el tomate de las alb√≥ndigas, que parec√≠a que ten√≠an oro molido en vez de mero, dado el precio que ostentaban.
-¿Algo de postre se√Īor?
- No gracias, estamos a dieta.
Pensar√≠a el camarero: ¡S√≠ a dieta, jod√≠os, pues para comer pan no lo estabais!
El pobre hombre no sab√≠a que esa hab√≠a sido mi estrategia particular, concienzudamente estudiada,  para pagar menos en ese restaurante de mucho lujo y boato, pedir cosas con salsa y repetir varias veces el pan; ir, fuimos, y comer tambi√©n comimos.

TIPOS DE ASCO.

Hay una sensación a tener muy en cuenta y que determina nuestra forma de actuar sobre alguna comida, es el asco; cuando una comida te da asco, malo, es difícil que vuelvas a probarla, y te puede dar asco por cuatro motivos.
Uno, simplemente por la imagen del plato; pong√°monos en un filete de h√≠gado no muy hecho, a la plancha, con pur√© de remolacha chorreante; nada m√°s verlo, las n√°useas aflorar√≠an a la boca del ochenta por ciento de los que le√©is √©sto. 
Dos, por el olor, por el "perfume" que desprende la comida; un buen plato de coliflores calientes con un chorre√≥n de lim√≥n, o un buen cocido de br√≥coli; una aspiraci√≥n cercana, y te inunda ese aroma inconfundible que normalmente pulula por la cocina y por casi toda la casa donde se han cocinado, puff dir√≠an la mayor√≠a, ¡que asco!
Tres, por el sabor, por esa catarata de nauseabundo "placer" que te inunda la boca cuando masticas y tragas, por ejemplo, un buen plato de patatas fritas con crema de cacao y salsa picante de jalape√Īos, arrggg.
Y cuatro, y a veces incomprensiblemente, por saturaci√≥n de algo que te gusta mucho, o que te puede gustar, que necesitas para el d√≠a a d√≠a, que te es necesario para seguir adelante, pero que dada la reiteraci√≥n de tragarte, a√Īo a a√Īo, mes a mes, d√≠a a d√≠a lo mismo, sea el plato del color que sea, o tenga el gusto que tenga, terminas por tenerle asco.
Si no, podéis preguntarle a una amiga, que sólo quería flan para postre, nada más, ni fruta, ni yogurt, ni zumo, ni un dulce, solo flan; su padre la obligó a desayunar flan, a almorzar flan, y a cenar flan, pero flanes de los grandes, familiares; estuvo durante unos diez días a esa dieta, al principio estaba feliz, pero al cabo de esa semana y media el flan le daba asco, y no lo probó más en su vida.
En nuestro pa√≠s, hay unos "profesionales electos" que muchas veces huelen mal, muy mal; otras se justifican "impresentablemente", otrora te dejan mal sabor de boca cuando degustas como se comportan en el d√≠a a d√≠a; y adem√°s, y para m√°s Inri,  son repetitivas y repetitivos, siempre contando la misma historia desde hace, muchos, muchos a√Īos.
Por eso hay mucha gente que ya dice a boca llena que les dan asco, ellos, ellas y hasta a su madre (la madre política) que la pobre no tiene culpa de nada.
En fin, no se... no se...

17 agosto 2018

EL P√ČSAME.

Hab√≠a pasado un a√Īo del accidente que le cost√≥ la vida a parte de la familia, como desde anta√Īo se iba a celebrar la misa por el eterno descanso de los fallecidos, era la misa del recuerdo, esa que se hac√≠a antes todos los a√Īos para que los familiares muertos descansaran en paz.
La convivencia entre la familia no iba demasiado bien, ya antes del accidente los rifirrafes entre hermanos por la finca que el padre tenía, y que sería para ellos cuando él faltara, eran continuos, no había un día en que no se faltaran al respeto, pero hoy era un día especial.
Esa noche, en la parroquia, se reunía la familia para evocar, en el recuerdo, a las víctimas del accidente, y rezar, el que o la que fuese creyente, por ellos y ellas.
El padre, la sobrina, la abuela y el peque√Īo; todos se fueron en un abrir y cerrar de ojos por una imprudencia ajena a ellos, pero se fueron,  y a todos los que estaban esa noche en la misa, algo de familia les salpicaba.
Cuando termin√≥ la celebraci√≥n y el r√©quiem, el sacerdote los indujo a retirarse en paz y se adentr√≥ en la sacrist√≠a; y ah√≠ es donde empez√≥ la sinraz√≥n.
De nuevo los hermanos se enzarzaron en la misma discusi√≥n de siempre por la pu√Īetera finca, sabiendo a ciencia cierta que la vida es muy ef√≠mera, como demuestra lo que le sucedi√≥ a sus familiares, y que nunca te podr√°s llevar nada; se insultaron y empez√≥ la trifurca; no tuvieron ni la deferencia de esperar a salir de la iglesia, ante el catafalco que representaba a las v√≠ctimas se enciza√Īaron en una controversia que les llev√≥ a las manos.
¡Que l√°stima por Dios! ¡Que humillaci√≥n! ¡Que verg√ľenza!
Seguro que serían las palabras que se hubieran podido escuchar de los familiares fallecidos si éstos hubieran podido hablar, y los de abajo los hubieran podido escuchar.
Desde aquí les doy mi pésame, además de por la marcha de sus seres queridos, por el comportamiento tan indecente que tuvieron en la iglesia.
Y como digo muchas veces: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, no tenéis más que mirar, oír o escuchar las noticias.

14 agosto 2018

CONDUCIR A LA INGLESA..

Llevamos toda la vida diciendo que los ingleses conducen al contrario de todo el mundo; criticando por qu√© tienen que ser tan especiales para todo, y hace poco he escuchado una referencia que lo explica perfectamente, y que me hace sentir verg√ľenza de haber hecho el rid√≠culo cuando tambi√©n yo lo he criticado.
Resulta que los primeros que hicieron calzadas para la circulaci√≥n de los carros y los peatones fueron los romanos, ten√≠an los correspondientes mojones informativos de distancias y paradas de stop; sobre el a√Īo 1300 el papa Bonifacio VII instaur√≥ el primer y rudimentario c√≥digo de circulaci√≥n; los carros circulaban por la izquierda con el conductor a la derecha para que los l√°tigos que restallaban en los pescantes no alcanzaran a los peatones que andaban por el arc√©n; esto fue asumido por todo el orbe cristiano. Pero ya en los dos primeros lustros del siglo XVII, el peque√Īo general, que se convirti√≥ en emperador y que lleg√≥ a conquistar casi toda Europa, decidi√≥ cambiar el c√≥digo de circulaci√≥n en su imperio para hacer una demostraci√≥n de poder, como hacen la mayor√≠a de los conquistadores con la religi√≥n, las leyes, las normas, la convivencia, etc. del pueblo conquistado; todo para demostrar su poder como sometedor.
Napole√≥n cambi√≥ las normas de circulaci√≥n y oblig√≥ a su imperio a circular por la derecha; ¡Aqu√≠ mando yo y cambi√≥ lo que me da la gana! 
De los pocos pueblos que no fueron conquistados por Napoleón fueron los ingleses, y por ello mantienen todavía la forma de conducir impuesta por Bonifacio VII.
Esto me reitera a√ļn m√°s en una de las normas que yo me he marcado personalmente, no todo es del color del que parece, y siempre hay que escuchar a todas las partes, espero que todos los dirigentes tomen nota antes de cambiar cosas a su libre capricho.
Aqu√≠ podr√≠a haber un resquicio de esa conducci√≥n por la izquierda pero hace tiempo que decidieron pasarse al otro lado; all√≠ ya solo pueden conducir por la izquierda los  “macacca innus”, m√°s conocidos como “monus mamonus  de Gibraltar”

NOLUNTAD.

El otro día me apareció esta palabra por casualidad en un texto, y como hago siempre, me preocupé de qué significaba y de dónde procedía.
Y viene del lat√≠n "NOLO" (no quiero), y a su vez est√° contaminada con la palabra "VOLUNTAD"  (facultad de decir y ordenar la propia conducta), es un sustantivo que al igual que su equivalente "NOLICI√ďN", se emplea principalmente en filosof√≠a para designar el acto de "no querer"; o sea no tener voluntad para hacer una cosa.
El mismo Miguel de Unamuno emplea esta voz como título de uno de sus escritos "Noluntad nacional".
Después de esto, esta palabra que para mí era desconocida, (nunca estudié filosofía), va siendo hora de utilizarla más a menudo en nuestra vida diaria, porque como dicen los gallegos de las meigas: Haberla hayla.
Hay mucha noluntad en nuestra sociedad actual; no hay voluntad ninguna para arreglar tantos problemas como nos ocupan, con la pu√Īetera man√≠a de proyectarlo todo como un partido de tenis malo, en el que los jugadores solo se preocupan de devolver la bola, sin que se salga de la pista, pero sin el riesgo de intentar ganar el punto, esperando el fallo del contrario.
Muy pocos y pocas se mojan de verdad, afrontando los problemas de frente, e intentando dar una solución coherente.
Creo que no hace falta que exponga las demostraciones de noluntad que actualmente vivimos, cada uno de vosotros es libre de hacer su propia lista, seguro que ser√° larga y extensa.
Transcribo el texto de NOLUNTAD NACIONAL, Miguel deUnamuno, a√Īo 1915, parece de ayer...o de hoy.
Bueno, ¿y qu√© queremos? ¿Lo sabemos acaso nosotros mismos? Yo creo que no. S√≥lo s√© una cosa y es que queremos querer, que acaso so√Īamos querer. Pero voluntad, no ya nacional, siquiera colectiva, de unos pocos escogidos, ¿d√≥nde la hay? Cada uno quiere, es cierto, su cosa; mas ¿d√≥nde est√° aquella sola y misma que todos, o por lo menos muchos, queramos?
Que no hay conciencia nacional decimos. Ni siquiera voluntad nacional. Si la hubiera, del querer brotar√≠a el pensar. Pero los espa√Īoles, como tales, s√≥lo parecen querer que se les deje morir en paz. Morir, no vivir. Espa√Īa no quiere nada fuera de s√≠ misma, es decir, no quiere nada. No quiere dominio territorial; no quiere dominio espiritual tampoco. Ni quiere so√Īar ensue√Īos que dar a los dem√°s. Duerme sin so√Īar.

SERENA.

Salimos a cenar una noche por la ciudad de Gij√≥n, y paseando por sus calles nos extra√Ī√≥ que los comercios no ten√≠an echados los cierres que normalmente aseguran las puertas de entrada a los mismos, esas persianas de metal que intentan ahuyentar a los rateros de turno.
Seguíamos paseando y continuábamos viendo los mismos síntomas, los comercios seguían con las persianas levantadas, pero estaban cerrados; la gente deambulaba en gran cantidad por las calles colindantes al paseo marítimo y la noche continuaba.
Paramos en un bar a tomar unas tapas, hacía un calor pegajoso, por lo que una vez terminamos decidimos seguir andando hasta encontrar una esquina donde tomar un refresco o un helado, eso sí, una esquina en la que corriera un poco el fresco.
A lo lejos, en el principio de la calle, vimos venir de acera a acera, una chica con un chaleco reflectante amarillo, que iba empujando minuciosamente las puertas de entrada de los comercios, tambi√©n intentaba abrir las puertas de los bloques de pisos que hab√≠a en la calle, y eso nos extra√Īo bastante; ya no le perdimos la vista, ella continuaba con su tarea, y nosotros la ve√≠amos venir paso a paso hacia nosotros.
Pasó por delante nuestra, era una chica normal, y daba la sensación de estar trabajando; cuando siguió adelante, en la parte dorsal del chaleco encontramos la solución, se podía leer: SERENO.
Los primeros serenos aparecieron en 1715 y adem√°s eran faroleros, llevaban un farol para acompa√Īar a los vecinos a sus casas, fueron muy importantes en las d√©cadas de los 40, 50, 60 y 70 y desaparecieron a finales del siglo pasado; actualmente y por mor del programa de serenos del ayuntamiento de Gij√≥n, esta profesi√≥n se ha recuperado para beneficio de los paisanos gijonenses.
En todos los municipios sería bueno la recuperación de esta figura, además de los puestos de trabajo, generaría cierta seguridad, y cuidarían de algunas actividades nocturnas que no son recomendables: gritos, voces, vandalismo, etc. Eso si, siempre en contacto con la policía local.
Buena iniciativa, traer serenidad en noches oscuras con esta vieja-nueva profesión. (Abajo os dejo la foto)




LOS EUROS NO VALEN IGUAL.

¿Cu√°nto vale un euro?
Todos dir√°n: Pues un euro.
Pero yo no estoy totalmente de acuerdo, un euro vale depende de la persona que lo lleve en el bolsillo, y también depende de la persona o personas que lo reciba cuándo nos vende algo , y me explico...
El otro d√≠a, en un restaurante, estaba intentando almorzar a una hora temprana de la tarde, esperaba pacientemente a que me atendieran, y lleg√≥ un se√Īor que supongo ser√≠a famoso por all√≠ o tendr√≠a mucho dinero para gastar...
-Qu√© si se√Īor para arriba, que si no se preocupe que nosotros le guardamos la reserva hasta la hora que usted venga, que si quiere catar este vino, que si le apetece un chupito, en fin, una atenci√≥n bien distinta a la que tuvieron hac√≠a nosotros, no siendo mala la nuestra tampoco. Solo se me ocurri√≥ que sus euros, a lo mejor, ser√≠an m√°s valiosos que los m√≠os.
En el tema del dinero todo es muy relativo, o si no, comparemos cuando vale un euro de un trabajador normal, y un euro de un famoso jugador de f√ļtbol.
El trabajador necesita veinte o veintitantos d√≠as de trabajo para cobrar 1200 euros, por lo que comprar una lavadora, de √©stas modernas de ahora,a √©l, le puede costar un mes de trabajo; a un futbolista afamado, de esos que cobran millones de euros al a√Īo, el precio de la lavadora es de tres toques al bal√≥n en un entrenamiento. 
Por eso mismo, no vale igual el euro del trabajador que el euro del futbolista, y deberíamos de valorar lo que gastamos en virtud de lo que nos cuesta ganarlo, y así podremos valorar lo que realmente cuestan para nosotros las cosas.
Nunca valdr√° lo mismo un euro del famoso, adinerado, o conocido, como dije antes, que el de una persona normal y corriente.
Por eso me reafirmo: No todos los euros tienen el mismo valor.

10 agosto 2018

EL PEL√ćCANO.

El pelícano, cuyo significado es obvio "pelo cano", se caracteriza por su largo pico y su gran saco gular, donde almacena los peces que captura y por donde drena el agua de la captura antes de tragarse los peces.
Su registro f√≥sil se remonta a por lo menos treinta millones de a√Īos; la relaci√≥n entre el pel√≠cano y el hombre siempre ha sido conflictiva, han sido perseguidos porque se percib√≠an como una competencia para la pesca comercial o recreativa.
En el medievo se creía que el pelícano y su hembra eran particularmente atentos con sus crías, hasta el punto de proporcionarles su propia sangre hiriéndose en el pecho cuando no había otra comida disponible, por lo que llegó a simbolizar la Pasión de Cristo y la Eucaristía, sustituyendo a la imagen del cordero y la bandera. En "Adoro te devote", Tomás de Aquino califica a Cristo como Pelícano Bueno.
Si JesuCristo es el pelícano bueno, este mundo está repleto de buenos pelícanos; buenos pelícanos con sus hijos e hijas, y excepcionales pelícanos con los hijos y las hijas de sus hijos e hijas.
Los abuelos y las abuelas pel√≠cano dan incluso algo m√°s que su sangre por sus hijos y por sus nietos; mantienen con lo poco que cobran a los hijos e hijas que no tienen oficio y se recluyen en casa, recogen como el buen samaritano a los o las que fracasaron en su emancipaci√≥n, y tuvieron que volver a casa con sus v√°stagos. Otros abuelos y abuelas pel√≠cano dan incluso su vida, esa vida de paz y tranquilidad que tienen bien merecida, despu√©s de una dilatada existencia trabajando duro para la jubilaci√≥n, dilapidan esa paz haciendo todo el d√≠a la funci√≥n de los padres. Algunas veces puede ser un suplicio para ellos, no tienen las facultadas intactas, no pueden hacer labores que hac√≠an hace 25 o 30 a√Īos, su cabeza y sus brazos casi ya no lo permiten, pero ellos siguen adelante. La abuela y el abuelo pel√≠cano, cuando de verdad tienen ya el pelo cano, lo que necesitan es algo que tambi√©n es blanco, y que algunas veces se llama "Un poco de paz"
Intentemos cederles a nuestros mayores un poco de esa paz, escondiendo solo de vez en cuando, nuestra faceta de egoístas.

NO TE ABANDONAR√Č HASTA LA MUERTE.

Eres muy, pero que muy malvada, todo el mundo me recomienda que me quede contigo, pero el sufrimiento que eso supone, muchas veces supera mi paciencia.
Se convierte en un verdadero sacrificio tenerte cerca; me produces una excitaci√≥n nerviosa fuera de lo com√ļn, muchas noches no me puedo dormir pensando en lo que me robas cada d√≠a;  me levanto por la ma√Īana, mal descansado, y cuando te miro de frente y me dices las primeras frases del d√≠a, ya me empieza a entrar la mala leche.
Lo que me dices, solo tiene sentido para él, o la que te lo dictó, eres tan repetitiva que me aburres, y me haces el día, largo, demasiado largo.
Lo malo es que no puedo separarme de t√≠; mi sino es tenerte encima toda mi vida; no puedo hacer lo que me apetezca sino lo que me dictes; ser√° por mi forma de ser, o por mi c√≥digo gen√©tico, pero tengo claro que no te podr√© abandonar hasta que me muera.
Decido separarme de tí, pero solo puedo estar apartado poco tiempo, al final tengo que volver a recibirte en casa.
Cuando te recibo, vienes con la carpeta de las mismas frases de siempre:
De ma√Īana...
- Café solo o infusión y media tostada con aceite.
De medio día...
-Una o dos zanahorias..
A la hora del almuerzo...
-Pescado blanco a la plancha.
En la merienda...
-Una pieza de fruta picada.
Y por la noche, en la mesa para cenar...
-Revuelto de verdura a elegir.
Con estas conversaciones no se puede aguantar mucho tiempo una relación, me desespera todos los días lo mismo, te echo de casa, parto tus cartas y las tiro al cubo de la basura, intento olvidarme de tí; pero al cabo de unas semanas, o unos meses, me levanto un día, me miro al espejo, y ya te estoy llamando a voces por toda la casa...
¡Necesito una dieta ya!
Y de nuevo empieza ese carrusel del que me es imposible bajar, porque...
¡Co√Īo, me gusta comer y tomar una copa de vez en cuando!

¿C√ďMO LES VA A IR?

Desde el albor de la vida empiezan a darnos el co√Īazo con la ense√Īanza, con tres a√Īos o menos han querido que comprendamos que sin estudiar, nunca vamos a ser nada en la vida; la guarder√≠a no fue suficiente y nos obligan a realizar la ense√Īanza primaria; en pocos casos comprendiendo y en un sinf√≠n de ocasiones, solo memorizando cosas y m√°s cosas, r√≠os y monta√Īas, capitales de naciones, provincias, autonom√≠as, etc. sin que comprendamos nunca para qu√©. En la ense√Īanza secundaria m√°s de lo mismo, pero con otras materias, el bachiller, la selectividad (todo esto, sufriendo sucesivamente los cambios educativos provocados por el capricho del partido que gobierne en esos momentos), incluso algunos se han atrevido a reescribir la historia.
En fin, un verdadero trabajo antes de inicial una carrera universitaria, que en la mayoría de los casos no te gusta, pero que no tienes más narices de hacer (porque la nota no te ha dado para la que te gustaba), y crees que con la carrera o el grado, vas a encontrar trabajo, jeje. B1, B2 de inglés, máster, etc.etc., pero trabajo, poco, o demasiado precario.
Después de todo eso: a vender teléfonos por teléfono, valga la redundancia, a servir copas en un bar, y "otras funciones propias de la carrera que han estudiado", todo ello después de llamar a mil puertas y mandar un sinfín de curriculums que directamente van a la papelera del email de la empresa que los recibe (correo basura).
Ah, pero hay gente que no necesita nada de eso para encontrar trabajo, hay gente que solo tiene que ser familia o amigo/a de alguien que tenga el dedo lo suficientemente poderoso para indicar: quien se lo tiene que dar, cuando y dónde trabajará.
Lo m√°s lamentable, es que, a diario, en televisi√≥n, nos ponen un anuncio d√°ndonos una clase visual de c√≥mo se consiguen las cosas; nos explica este anuncio c√≥mo hacer un correcto cohecho o soborno para conseguir, por ejemplo: Que tu hijo juegue en el equipo de delantero centro, cuando no ha marcado nunca un gol ni al Arco Iris porque es un petardo; que tu hija baile en primera fila en el teatro, siendo un pato "mareao"; ¡Pues claro, regalando un jam√≥n de Navidul!
¿C√≥mo les va a ir a los que buscan trabajo?
Pues mal, porque no siguen las instrucciones...
¡El Curriculum grapado a un jam√≥n Navidul, a ver si nos enteramos!
De los compa√Īeros trepas en el trabajo, hablaremos otro d√≠a.
Como dir√≠a mi admirado Forges: ¡Pa√≠s!

CANTAR EL "ALIR√ďN".

Esta palabra es el grito de guerra, sobre todo de los aficionados del Athletic Club de Bilbao, adem√°s de otros muchos equipos; y es utilizado para celebrar las victorias de los equipos de f√ļtbol, y para manifestar de manera euf√≥rica un objetivo conseguido, especialmente los deportivos.
Dicen unas lenguas antiguas...
Más precisamente las lenguas del siglo XIX, que allá por la localidad vizcaína de Ortuella, una empresa inglesa realizaba una explotación de hierro; los mineros de esa explotación cobraban la paga en función de la pureza del hierro que encontraran, a menos piedras, tierra y otros minerales, más pureza; y a más pureza, más dinero.
Cuando el hierro que extra√≠an era de extrema calidad, o sea limp√≠simo, el jefe de la cuadrilla colgaba un cartel en la puerta de la mina con la frase en ingl√©s: ALL IRON (Todo hierro); eso quer√≠a decir que todos los trabajadores de esa cuadrilla tendr√≠an paga doble, y por eso gritaban al un√≠sono ¡All ir√≥n!, ¡All ir√≥n!, eso significaba que hab√≠an triunfado en la b√ļsqueda, y que tendr√≠an m√°s monedas para poderse tomar unos vinos. Estas celebraciones y la evoluci√≥n de esas palabras, llevaron a cantar el "ALLIR√ĖN" para celebras otras muchas cosas.
Muchos de nuestros equipos han cantando el ¡Alir√≥n! √ļltimamente, alguno m√°s que otro por estas tierras, pero a mi me encantar√≠a que el Real Betis Balompi√©, cantara este a√Īo el ¡Alir√≥n!, aunque para ello tenga que buscar una mina de hierro de extrema pureza antes que la encuentre Iron Man y se lo lleve todo para sus trajes (Porque por lo visto no tiene bastante con solo uno). ¡Ole, ole, ole, ole, "Beti" ol√©!, ¡Ole Ole Real Betis Balompi√©!

Esta entrada se la quiero dedicar encarecidamente a mi amiga Pilar Romero, ilustradora de esta entrada.