No obligues a nadie a quererte, mejor oblígalo a irse. Quien insista en quedarse, es quien realmente te quiere. Siempre seremos para alguien, la persona correcta que conocieron en el momento equivocado.

Seguidores

27 febrero 2020

MISERABLES.

Este adjetivo califica a personas: ruines, pérfidas, indignas, abyectas, canallas, mezquinas, infames, viles, innobles, bajos o despreciables.
También puede significar: desdichado, desventurado, infeliz o importuno.
Más que un adjetivo calificativo, lo podríamos catalogar como adjetivo descalificativo.
En realidad, si nos vamos a la raíz latina de la palabra estaría compuesta de dos en sí misma: Miser (mísero) y -able (que puede).
Por lo que literalmente, miserable, es que puede ser todo lo anteriormente dicho.
En algunos programas de televisión y en algunos debates políticos se han enfadado en demasía ciertos contertulios y paralementarios porque alguno o alguna los llamó miserables.
¡Y hay tantos en la viña del señor!
Ya no es que "puedan ser" sino que son.
Es un dilema determinar quien pudiera ser miserable o quien no, pero la verdad es que los hay con todos los sinónimos, a saber...
¿Ruines? ¡Ufff!
¿Indignos/as? ¡Joé!
¿Canallas? ¡Ni te cuento!
¿Mezquinos/as, en su significado mexicano? ¡Anda que hay pocos que molestan más que una verruga en las manos o en los pies!
¿Infames? ¿De verdad que hay infames?
¿Y viles, inmorales, bajos o despreciables? ¡Abarrotao, abarrotao!
Como dirían en sus mejores tiempos el pulga (q.e.p.d.) y el linterna.
Y después, para coronar la crisis del coronavirus, están los hijos de puta que dedican su tiempo, en vez de trabajar o animar a los que trabajan, a crear noticias falsas para ponernos a todos/as de mala leche; a urdir trampas y engaños para sacarnos el dinero. ¡Ojalá se ahoguen en su puta mierda! ¿No tenemos bastante con la que está cayendo?
Perdón por el léxico pero esta práctica me enerva.

15 febrero 2020

DEMAGOGIA.

En el mayor de los casos, en el noventa por ciento de nuestra existencia, nos movemos entre ideas menores; aunque para nosotros parezcan ser enormes, aunque creamos que son inmensamente grandes, no dejan de ser menores.
Un pequeño con 41º de fiebre por la garganta, generalmente es una cosa menor, aunque nos parezca a todos los que hemos sido padres o madres, de causa mayor.
Con las ideas que tengamos o tengan pasa exactamente lo mismo; se puede tener la idea de subir el salario mínimo, de bajar la cuota de autónomos, la ley de eutanasia, recortes en educación, en sanidad; ideas de independencias absurdas, ideas de conseguir cosas con la violencia, idiomas, dimes y diretes o diretes y dimes.
Pero lo que realmente infecta todo es la demagogia, en casa, en el trabajo, y sobre todo en la política; la política actual, y no solo en España, está blanqueada con unas pocas capas de espesa cal demagógica.
En la televisión, en la radio, en la prensa escrita, en las redes sociales, en todos estos sitios aflora a menudo la demagogia por los cuatro costados.
En la música, en el espectáculo, en muchos, muchos sitios, la demagogia emana por las paredes de todos los estratos sociales como si fueran pintas verdes, como si fuera un sarampión o una varicela.
Pero hay una definición manifiestamente aplaudible de la demagogia a cargo del gran Abraham Lincoln, político y abogado estadounidense (1809-1865 asesinado)
"La demagogia es la capacidad de vestir a las ideas menores con palabras mayores"
¡Anda que no!






RAMERA.

En la edad media la prostitución era un oficio más como otro cualquiera, tenían su gremio, y su hospital gremial.
Era aceptado y reglamentado por los municipios y controlado por las autoridades sanitarias.
Que fuera una actividad legal no evitaba, algunas veces, los abusos hacia estas mujeres.
Las que decidían no someterse a las normas, e incluso a los engaños y vejaciones de los burdeles, tomaban la determinación de trabajar en su casa.
Para ser localizadas por los clientes ponían un ramo de vistosas flores en el balcón, en el alféizar de la ventana o en el dintel de la puerta; desde entonces a las prostitutas se les llamó también "rameras".
Por cierto, prostituta viene del latín "prostitutus" palabra de tres partes, a saber:
PRO (Hacia adelante) De ahí viene: prospecto, prosperar.
STIT (Del verbo statuere=estacionado, parado) De ahí viene: Instituto, destituir.
TUS ( To, participio perfecto; que ha recibido la acción) De ahí viene: Aborto, exento, presunto.
Literalmente "prostituta" sería:
Algo colocado (parado) por delante, a la vista, para ser vendido.
Pudiera ser que en aquellos tiempos, cuando vendían a las prostitutas, siempre ponían a las mejores por delante.
Ahora si, que quede claro, que prostituirse no solo es que una mujer se venda por dinero; hay mucha gente: hombres y mujeres que se venden por un simple bocadillo, por un plato de lentejas, o por algo mucho más suculento.
La prostituta y el prostituto siempre están ahí, lo que hace falta es el dinero; esos prostitutos/as no les llegan ni a los tobillos a las rameras.

COSAS BUENAS PARA DAR.

¡No me digas que estás de mala leche y que lo único que darías serían palos!
¡No me cuentes monsergas de que tienes poco que dar, que tu economía es débil, y que tu fuerza de voluntad es anímica!
Dejémonos de palabrería; todos, y digo bien todos, tenemos algo que dar; pero no me valen: despropósitos, envidias, blasfemias, improperios, malos modos...
Seguro que si buscas en tu interior aflorarán al exterior muchas más cosas, cosas más bonitas para dar a los demás a diario.
John Hutton Balfour (médico, botánico y biólogo escocés nacido en Edimburgo en 1808 y fallecido en la misma ciudad en 1884, aunque digan ahora que somos más longevos, antiguamente el que duraba, duraba; Balfour hizo un decálogo de cinco cosas que deberíamos llevar siempre por bandera para que nuestro mundo sea mejor, para que la convivencia sea fructífera y para que la familia, los amigos y enemigos, los compañeros nos llevemos mejor y nos respetemos.
John Hutton Balfour decía sobre la virtud de dar:
"Los mejor que puedes dar a tu enemigo es el perdón; a un oponente la tolerancia; a un hijo un buen ejemplo; a un padre y a una madre, deferencia y una conducta de la cual se enorgullezcan; a tí mismo respeto; y a todos los hombres, a todos: caridad".
Pienso que en esa caridad, no solo está la caridad dineraria, porque como ya sabemos hay infinitas formas de caridad expresadas.
Con que demos estas cosas...
¡Que bello sería el mundo!

EL AMOR ES CIEGO.

Hoy he visto, buscando en Neflix, anunciada una película que vi hace muchos años, casi veinte diría yo, y que no me he resistido a verla de nuevo.
La película del año 2000 de este título "AMOR CIEGO", fue dirigida por Peter Bobby Farrelly e interpretada en los papeles principales por el gran Jack Black, Gwyneth Paltrow y Jason Alexnadre.
Larson (Black) es un hombre superficial con una obsesión determinada sobre la belleza física; se encuentra en un ascensor con Tonny Robbins (orador motivacional) y lo hipnotiza con el fin de que pudiera ver la belleza interior en vez de la que rodea a esta interior, la exterior.
Ante la mirada incrédula de su amigo Mauricio (Alexandre) vive mil peripecias entablando amistad con lisiados, tísicos (cambiados por su hipnotismo) y se enamora de una chica Rosemary (Paltrow) que rompe hasta las sillas cuando se sienta.
Ella acaba llevándolo a el en brazos hasta el coche.
Todos deberíamos de tener esta capacidad, estar hipnotizados por unos días o unos meses para averiguar quién es de verdad bello o bella y quién solo tiene apariencia exterior de ello.
¡Cuántos desengaños nos evitaríamos!.
¡Cuántos llantos eludiríamos!
Cuántos sufrimientos se podrían evitar si el amor fuera ciego; como pasa en el programa musical de "La voz" en sus tres vertientes: señior, junior, y normal; caso de que así fuese, que los que se vuelven no conozcan nada de los que se presentan a cantar, que a veces lo dudo.
Cuando te enamoras te das cuenta que muchas veces el amor es ciego, ciego totalmente; pero no preocuparos, porque si el amor es ciego, el matrimonio se encargará de abrirte los ojos en muchos casos.
Por cierto, la película es muy divertida, y te da un poco que pensar como me ha dado hoy a mí.



¿QUÉ ESCONDE CADA DÍA?

Desde que tienes la fortuna de abrir los ojos por la mañana, una ventana multicolor se presenta a tu corazón.
Mientras te aseas, mientras te afeitas, o bien te maquillas, mientras te duchas, o te bañas, por tu cabeza pasan a cientos de miles de kilómetros/hora las cosas que tienes que hacer en el día.
Hijos, trabajos, cocina, limpieza, oficina, etc., etc., etc., ¡Ofú!
Pero no te puedes obcecar con nada, porque lo que crees que pudiera ser un día nefasto, según siga la mañana, según la aceptes, según la afrontes, se puede convertir en una jornada fasta, feliz, agradable; también depende mucho de quién despierte a tu lado y de quién te acompaña durante al día.
La luz de cada día te puede proponer muchas cosas, que debes sopesar, admitir, y dentro de lo posible: disfrutar.
Un día hay que vivirlo desde el principio hasta el final, al igual que la vida hay que vivirla de principio a fin, lo mejor que se pueda en cada momento.
En este post vuelvo a recurrir a mi admirado Bruce Lee:
"Cada día esconde una nueva revelación o un nuevo descubrimiento que puedes obtener"
Lee Jun-Fan (Bruce Lee) San Francisco 1940- Hong Kong 1973.
Descubramos las revelaciones que cada día esconde, no sabemos que vendrá, pero lo más importante es que no nos ofusquemos en el intento.





12 febrero 2020

¿NO HAY OTRA COSA?

Esta tarde, viendo las noticias de Antena 3 la persona con la que comparto mi vida me comentó al terminar el programa:
- ¿Es posible que todo lo que salga en las noticias sea malo?
Y le contesté:
Precisamente tengo pensado escribir sobre ello, porque también me llama mucho la atención.
¿No hay otra cosa?
De las noticias políticas.... ¡Lo malo!
De las noticias de la calle... ¡Lo malo!
Del deporte...¡Lo malo!
Coño, ¿no hay otra cosa?, ¿no hay cosas buenas que contar? O es que vende más lo malo, los desastres, y las desgracias que las cosas buenas.
Posiblemente los informativos estén tirando más hacia el periódico "El caso".
El caso, fue un semanario español especializado en noticias de sucesos, que se editó en Madrid desde 1952 hasta 1997, llegando a publicar en una semana casi medio millón de ejemplares.
Por lo visto, el dolor, la desgracia, las situaciones desgarradoras son las que venden más, las que más tirada tienen en los periódicos y en la televisión.
Me encanta decir que, si bien en la radio también se juega a la desgracia, hay muchos momentos en los que lo bueno también brilla.
Es necesario más positividad en los medios de comunicación, si se trasmiten desgracias y energías negativas es lo que proyectan en nuestra consciencia, apocando nuestro alma a la negatividad.
Al contrario del Sr. Van Gaal:
¡Siempre positivo, nunca negativo!

INCULTOS/INCULTAS.

Inculto viene del latín y se compone de dos partes "in" (no)  "cultus" (cultivado); o sea, que inculto es literalmente: no cultivado.
Pero para mí hay un error importante en esta palabra.
Un erial es literalmente un inculto, no tiene nada cultivado; pero con que tenga sembrado algún que otro girasol de pipas ya no será un inculto, en todo caso "minus" (menos) "cultus" (cultivado).
Un cultivo puede ser de lechugas a tomates Raf, aunque los precios no sean iguales ni equiparables; pero el terreno está cultivado.
Con las personas pasa exactamente lo mismo.
Puede que, lo mismo que un hombre de campo es capaz de determinar, hasta incluso, cuando puede llover por el sentido o la densidad de la brisa, y si probablemente tiene poca capacidad para leer y escribir; ¿quiere decir que ese hombre es un inculto?
¿O quizá un ingeniero de caminos sabe lo que es una hormiga panda, o un gorgojo jirafa?
Posiblemente no.
También hay personas "unicultas", es decir, que solo están cultivados en algo en particular.
En un terreno donde se cultiva de todo, en más o menos cantidad, es un verdadero terreno de cultivo; por lo que el hombre o la mujer que más conocimiento abarque de muchas materias es el más culto o la más culta.
Y ya si estás cultivado en educación, respeto, gentileza, simpatía, empatía, y amor; y solo en eso; ¿se te puede catalogar como inculto?
Me parece que no.
Por ello, si importante es cultivar nuestra mente, más importante aún debiera ser cultivar nuestro alma.

¿QUÉ ES ROBAR?

¿Qué es robar?
Robar a tu hermano o hermana algunas monedillas de su cajón, quitar a tu madre un par de euros de su monedero, quedarte con la sisa de la compra, notar que te han cobrado de menos por un servicio, en un bar o en casa y callarte, quitar una cartera, atracar un banco, cobrar un porcentaje por autorizarte unas no se que obras, u otro porcentaje por reconstrucción de un palacio, jugar con cajas A,B o C, crear un ERE falso para beneficiarte, quedarte con porcentaje de facturas...
¿A todo eso podríamos llamarlo robar?
Quitar la ilusión de la vida a tu pareja con engaños, timos, subterfugios, o malas maneras; usurpar el ascenso de un compañero utilizando malas artes de peloteo o lisonjeo, hacerle la cama a tu padre o madre anciana para que deje a tus hermanos solo con la legítima, dártelas de cura (aunque estuvieras cesado) para admitir todo tipo de donativos de personas mayores, no darle a tus hijos los estudios que necesitan para gastarte tú el dinero en fiestas, diversiones, etc.
¿A esto también podríamos llamarlo robar?
A todo el que roba o la que roba de cualquiera de las formas se le llama aquí y en París: ladrón (voleur).
El otro día viendo la nueva versión del film Aladdin de 2019, esta vez con personajes reales, no de dibujos, el protagonista, Mena Massoud, se descargaba con esta frase cuando el malvado Gran Visir Jafar, Marwan Kenzari, lo acusaba de ladrón por haber robado una manzana:
"Roba una manzana y serás un ladrón; roba un reino y tendrás el poder".
Ni más ni menos.
No es más que la "puritita" verdad, como referiría Pancho Villa.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

La libertad de expresión, esa por la que tanto se luchó en tiempos de Franco, supongo que ya, después de tantos años, se habrá conseguido.
Pero la libertad de expresión, como todas las libertades, debe de tener un límite, y ese límite está donde comienza la libertad de otro.
No nos podemos excusar en la libertad de expresión para burlarnos de las creencias de unos, de los hobbies de otros, de los pensamientos de aquellas, o de las opiniones de esas.
La expresión es: la representación con palabras o con otros signos externos de: un pensamiento, una idea, un sentimiento, etc.
Y tener una expresión libre no conlleva faltar al respeto a nadie, porque expresarse es emitir una opinión, nunca un juicio, ni mucho menos  una burla o un bulo.
Siempre se dijo que la educación es un grado superior en el trato con los demás, por lo que antes de pedir libertad de expresión deberíamos tener libertad de educación.
Te puede no gustar, y decirlo: la derecha, la extrema derecha, la izquierda, la extrema izquierda, el centro; el catolicismo, el islam, el budismo; el Real Betis Balompié, el Sevilla F.C.; la pintura clásica, el cubismo, la pintura naif; The Beatles, the Rolling Stones, los Chunguitos o David Bisbal; en fin, una cosa es la diversidad de gustos y opiniones sobre ellos y otra muy diferente es el desprecio.
Solo con la cara se pueden expresar cosas: tristeza, llanto, sonrisa, sorpresa, risa, bostezo, olvido, pensativo/a, muchas cosas de las que uno o una son libres para expresarse.
Pero lamentablemente hay una cosa que coarta definitivamente la libertad de expresión, que la maniata y no la deja manifestarse, deja las facciones "acolapsadas" como diría Lopera, y eso es: EL BOTOX; ¿o no?, ¿coarta el botox la libertad de expresión de la cara o no?

RUMORES.

Esta palabra es un préstamo de latín "rumor-rumoris" (ruido).
Pues eso y no es otra cosa lo que hace un rumor, un ruido tan ensordecedor, a veces, que se hace insoportable.
Y ahora con la redes sociales, ya no vale ni el refrán antiguo que nos decían nuestras madres:
"Cuando el río suena agua o piedras lleva"
Pues ni eso; actualmente se inventan una noticia, la suben a las redes sociales, y te colocan un rumor de dos pares de cojones, y además sin una pizca de fundamento.
La rumorología (difusión tendenciosa de rumores o de información no comprobada) es de lo que actualmente viven mucha gente.
Tiran una piedra, sin saber ni siquiera el color de ella y también desconociendo hacia donde va, pero la lanzan y que sea lo que Dios o Tele 5 quieran.
El otro día zapeando aparece el: .
SÁLVAME (no se qué, si naranja, limón, banana, melón o sus mulas "toas")
"Si tienes información comprometedora de algún famoso o famosa llámanos al teléfono 123456789, o el que sea"
¡Y se quedan tan panchos!
Y después el gobierno quiere restringir las casas de apuestas, a ciertas horas y en ciertos sitios.
¿Y esto quién lo restringe?
Y venga cookies, y venga con que tus datos son importantes, y venga que si para ver esto nos autorizas hasta verte las amígdalas o el mismísimo ojo del culo.
Vamos a tener que lanzar un rumor con fundamento, como diría el cocinero que anuncia caldos de Avecrém(otro).
"El, o la que comparta cosas falsas, rumores, fallecimiento de Miliki o "fakes news" (como ahora se dice), se le debería caer el internet un rato, y así sucesivamente.
En fin: rumores, rumores, rumores.



OBSOLESCENCIA PROGRAMADA.

En primer lugar voy a tocar madera.
Tengo un lavavajillas BOSCH que tiene aproximadamente treinta años, ha tenido dos o tres averías, pero no muy caras de resolver.
El frigorífico no le anda a la zaga.
Estos no entraron en el robo del siglo que es la obsolescencia programada.
Los fabricantes empresarios se inventaron esta "putada" programando la vida útil de un artefacto para que muera en un momento determinado o dejándolo sin los repuestos necesarios para su reparación.
O si no, ¿Os dura un móvil más de dos o tres años? 
Exactamente lo que duraban los NOKIAS ladrillos, por los coj....
El objetivo de la obsolescencia no es crear productos de calidad, sino exclusivamente obtener un lucro económico. Normalmente el aparato empieza a fallar al día siguiente de cumplir la garantía.
No se tienen en cuenta las necesidades de los consumidores, ni las repercusiones medioambientales de tanto "cacharro inservible"; las protestas de consumidores parecen que están haciendo efecto, y algunas empresas están empezando a revertir estás prácticas; veremos a ver.
Y como todo en la vida, lo que tendría que tener obsolescencia programada, no lo tiene.
¡Ay si se pudiera inculcar un chip a todo el que adquiere un cargo político en que dejara de dedicarse a la política en un tiempo determinado!.
Un mandato, un máximo de dos, y para casa. Gente nueva, con nuevas ideas, y nuevos retos; y con un botón de anulación automática, si no lo hacen bien.
Cada vez nos la meten por más lados, tenemos ya el cuerpo acribillado de agujeros que nos infieren las gentes sin escrúpulos.


EL VAR.

En 1985 irrumpía en RTVE, en el programa "Estudio Estadio,"la Moviola".
Creo que aunque se pretendía con ese artefacto, que hacía correr a los jugadores hacia atrás y hacia adelante, que sacaba los balones de dentro de la portería, aclarar las jugadas dudosas de los partidos de fútbol del fin de semana, yo creo, que lo que hacía era cabrear mucho más al aficionado al balompié.
Aparte de ser un invento inútil ,porque ya no se podía arreglar nada, tampoco se ponían muchas veces de acuerdo los mismos asistentes al programa que se dedicaban a comentar las jugadas.
Ahora ha nacido el VAR (Vídeo Assistant Referee) aproximadamente "Vídeo asistente para árbitro".
Esto es diferente, tiene varias cámaras en la línea de gol, áreas, drones volando por el medio del campo; todo, para que unos señores que están en un despacho viendo las imágenes, informen al colegiado de turno que se ha equivocado o que no ha visto alguna jugada importante.
Caso de que haya que hacer una interpretación, es el mismo árbitro el que se dirige a un televisor al borde del terreno de juego para ver la jugada y decidir.
¡"Po"ni por esas!
Con todas esas ayudas, fallan más que una escopeta de caña.
En la vida social, y en la política también debería de haber un VAR, un VAR con algunas personas con sentido común que le dijeran al político de turno, al famoso o famosillo, o a cualquiera de nosotros que se, o nos estamos equivocando; que están, o estamos metiendo la pata, que demos, o den marcha atrás.
Pero como eso es materialmente imposible, y al VAR innato que nos acompaña desde que tenemos uso de razón, nuestra concienca, la mayoría de las veces no le prestamos atención; pues claro, después, cuando llega la moviola (todo está grabado o escrito) ésta viene acompañada de sus correspondientes remordimientos de conciencia.

UN MONSTRUO VINO A VERLO.

Sueña con ser un gran futbolista animado por un amigo en común, Sebastián Herrera; correteaba por esos campos de Dios dando patadas al balón; un chico normal dentro de un mundo normal, sus padres, su hermana, sus amigos, como otros tantos miles de niños.
Un día, sin ton ni son, un monstruo vino a verlo y cambió su vida en toda su extensión.
Se fue apoderando poco a poco de sus hematíes blanqueándolos sin remisión; y el chico se "arremangó" porque le tocaba luchar.
El monstruo se adentro en sus entrañas, comiéndose su cabello, devorando el color de su joven piel, oscureciendo los sótanos de sus ojos en una sensación de cansancio abismal.
José Antonio sacó su escudo de amigos, de familia, de los más de cinco mil seguidores del facebook; lo apoyaron cientos de futbolistas, su pueblo, Gibraleón, sus amigos, y todos los que seguimos a través de las redes sociales su lucha.
Es un monstruo como el del lago Ness, que nadie lo ha visto pero que causa terror, el que vino a ver a José Antonio; tampoco lo podemos ver, pero se siente, claro que se siente, sobre todo él y todos los que con él conviven a diario.
José Antonio se disfraza a diario del Caballero blanco de Ajax, con su armadura blanca; su celada para que el ataque no le afecte a su mente, su peto para que no arrolle a su corazón, la gola para proteger su cuello, y la protección de las piernas para seguir andando hacia adelante. El escudo y la lanza para enfrentarse diariamente, minuto a minuto a ese maldito monstruo que vino a verlo.
Y con su estandarte (Sebastián Herrera) al frente, la defensa está asegurada.
Desde esta página le deseo a José Antonio lo mejor, después de este segundo, creo, trasplante de médula de su hermana Eugenia.
Por él y por todos y todas los necesitados/as de un trasplante, desde aquí proclamo el lema de su estandarte:
"HAZTE DONANTE DE MÉDULA Y SANGRE Y REGALA VIDA. DONAR ES REGALAR VIDA. " NO DEJES DE SOÑAR JOSÉ ANTONIO ".
Ojalá ese maldito monstruo se marche de nuevo al limbo de los olvidados, ya es hora. Mucha fuerza y mucha fe.
No hay más que seguir luchando; y si no, atendamos a Stevie Wonder:
"La vida tiene sentido sólo si se está luchando. El triunfo o la derrota está en manos del Ser Supremo. Así que vamos a celebrar la lucha".
¡ABRAZOS DE GOL!
¡SEGUIMOS EN LA LUCHA!.

Caballero blanco de Ajax que venía en los bombos de detergente.

07 febrero 2020

LA ESCALERA DEL RENACIMIENTO.

Me levanté a la misma hora de siempre, pero en este caso me quedé en casa; después de desayunar preparé la ropa para la tarde/noche, tenía invitaciones para ir al espléndido pase de SIMOF de mi querido amigo Javi García, diseñador de moda flamenca; hasta me había comprado una chaqueta nueva y estaba deseando estrenarla, como cada vez que me compro algo. (Siempre me digo: ¡No vaya a ser que después sea tarde para estrenar!)
Tardé más bien poco rato en hacer todo eso, y como no puedo estar sin hacer nada, me dije:
- ¿Qué puedo hacer ahora?
- ¡Ya está, voy a poner un nuevo interruptor en la puerta de entrada que está regular!
Me puse manos a la obra, sin gafas, de cerca, como mal bien podía, pero entretenido; cuando quedó cambiado, y como por mi defectuosa vista veo las cosas torcidas, di un par de pasos hacia atrás para ver si estaba derecho antes del último apretón del tornillo; con la mala suerte que pisé en falso en el borde del primer escalón de la escalera de entrada y me precipité al vacío.
De espaldas y hacia abajo sin remisión.
¡Que segundos más desesperantes, cuantas cosas da tiempo a pensar cuando ves de cerca que te puedes ir para el otro barrio: tu familia, estás solo y le vas a dar un susto a tu mujer cuando llegue, mis hijos, el disgusto para mi madre...
Un batiburrillo de cosas que te acucian la mente, y tú intentando caer lo mejor posible para hacerte el menor daño.
Y caes, claro que caes, y sientes el crujido de tus huesos que se hacen polvo contra el cemento del suelo; pero al final, te das cuenta de que estás consciente, que no hay sangre por ningún lado, que te puedes poner en pié, eso si recogiendo el brazo izquierdo con el derecho, que logras subir la maldita escalera, y que puedes llamar a tu amigo Agustín, vecino de casa, para que te lleve al hospital.
Cuando subía la escalera traicionera en busca del teléfono, ya la bauticé como "la escalera del renacimiento", porque si bien hacia abajo era la escalera hacia el infierno, hacia arriba, y al poderla subir, se convirtió en la del renacimiento, porque ese ocho de febrero volví a nacer; y por eso hoy, en mi primer cumpleaños del renacimiento, me deseo un feliz día.

04 febrero 2020

SOLO ES UN RATO.


Ya se prometió el gabinete de gobierno de esta legislatura, por fin, ya era hora; ya se abrió la legislatura con el Rey, esto me ha dado que pensar; esto, y una frase que le escuché a una anciana(cuánto saben los mayores y qué poca cuenta se le echa).
Como dije en su momento, una vez me presenté al Ayuntamiento de mi localidad para ver si salía de concejal, pero no hubo suerte; o realmente... si que la hubo.
Un amigo mío, que por desgracia ya no está con nosotros, cuando le conté qué había pasado me espetó, como él hablaba:
-Compadre, tú nunca podrás estar en política, no vales para político.
Y llevaba toda la razón, yo puedo valer para organizar, para administrar, para repartir las cosas equitativamente, para muchas cosas, muchas más de las que creí nunca, pero para político, va a ser que no.
Enlazo este comentario con una frase de una señora que me viene al pelo, al poco que tengo:
Los Ministros del Gobierno de la nación tendrán derecho a un haber pasivo vitalicio igual al ochenta por ciento del sueldo anual y pagas extraordinarias asignado o que se asigne al cargo de Ministro en los Presupuestos Generales del Estado, desde el día primero del mes siguiente al de su cese y sin más requisito que el de haber jurado el cargo. (Transcrito de la página de Editorial jurídica Sepín)
¿Esto que quiere decir?
Pues creo que quiere decir a lo que se refería la señora plantando sentencias de cuando ella era pequeña.
Cuando empezaron las negociaciones para la investidura, la cual estaba escuchando al lado mía en la radio, largó sin tapujos:
-"Cuando yo era chica me gustaba escaparme por ahí a jugar; claro, después, cuando llegaba más tarde de la cuenta, la paliza...
¡Pero, la paliza era un rato y jugar era todo el día.!"
En fin...






01 febrero 2020

PROCUSTO.

Tengo un amigo/compañero que, de vez en cuando, me surte de palabras raras, poco escuchadas para que las desarrolle yo, supongo, y una de ellas es ésta.
Procusto, o más bien "El Síndrome de Procusto" es la incapacidad de reconocer la valía de otros; el miedo a ser superados personal o profesionalmente por otros, las envidias, y todo ello nos acarrea: tomar malas decisiones, eludir responsabilidades o frenar las ideas de aquellos que puedan dejarnos en evidencia.
En la mitología griega Procusto "Προκρυστης"(precario) era un bandido y posadero de Ática o de las afueras de Eleusis. Se le consideraba hijo de Poseidón y estuvo casado con Silea; y a veces se le catalogaba de gigante.
Procusto: era un pinta de mucha categoría, tenía su casa en las colinas donde ofrecía hospedaje a los viajeros, los invitaba a echarse en la cama, y una vez dormidos, los ataba y amordazaba; si el cuerpo era más largo que la cama le cortaba lo que sobresalía (brazos y piernas); y si era más corto lo descoyuntaba para que se amoldara a la largura de la cama.
El muy mamón, al final tenía dos camas, una corta y otra larga, para que ningún viandante cuadrara con ninguna de las camas; y al final, lo que pretendía, era prescindir de lo que sobresalía.
El nombre de este sádico denomina este síndrome detestable como mismamente era el titular del mismo.
Este nombre define a aquellos que, al verse superados por el talento de otros, deciden menospreciarlos. Incluso deshacerse de ellos. El miedo los lleva a vivir en una continua mediocridad, donde no avanzan ni dejan que otros lo hagan.
Si eres inferior, eres inferior y punto; normalmente algo tendrás en lo que destaques y de lo que puedas fardar, y no dando por saco a todos/as los que tienes alrededor.
No seamos "procustos".


ANGARILLA.

La palabra "angarilla" utilizada mucho por aquí abajo en plural, angarillas, designa a una camilla para transportar a pulso a la gente (enfermos, heridos), como algo similar a unas andas; también se utilizan para transportar objetos.
Ayer pasé en Sevilla por un bar que se apellidaba "Angarillas" y se me lleno la memoria de recuerdos:
El panadero con sus angarillas llenas de pan.
El lechero con dos o tres cántaras de leche en cada angarilla.
Las angarillas llegas de limones y naranjas.
Cargadas con barras de hielo para enfriar la "refresquera" primeras neveras, no frigoríficos.
También en algunos sitios los "aguadores" llevaban su agua a lomos de sus borricos colgando de sus angarillas.
La palabra proviene del latín: "angariellae (singular angariella)". Palabra diminutivo de "angaria" (Carga acarreada, prestación personal de transporte, silla de caballo) porque también deriva de "angarius" (correo, mensajero). Todas estas voces las "roba" el latín del griego "αγγαρίλα" (angarilla).
Nostalgia acelerada de esas angarillas, de estopa o soga, portadoras de alimentos necesarios para la subsistencia de los que por los años sesenta pululábamos por las calles de piedra o adoquines del pueblo.
Hoy las angarillas de mi blog han llegado cargadas de recuerdos que espero hayáis rememorado conmigo, y si no lo has vivido, echa un vistazo a la foto y a la historia.
Hoy ha tocado un poco de melancolía disuelta en mil recuerdos.

Óleo de Modesto Teixidor. (Women riding a donkey)



ES LO QUE TENEMOS.

Unos recuentan los billetes y las monedas que atesoran en casa; recuerdo que estando en el banco, un día llegó un señor con un saco repleto de billetes de mil pesetas, de esos con la efigie de los Reyes Católicos.
También recuerdo que llevaba el pantalón atado con una cuerda entremetida a través de las trabillas utilizadas para ajustar la correa.
Se ve que todo lo que tenía iba en ese saco de mal olientes billetes de mil, de los verdes.
Otros/as disfrutan a menudo mirando el saldo de la cuenta del banco, gozando por los ceros que se van acumulando a la derecha de los números que indican el importe.
Algunos/as dedican su vida a acumular inmuebles, locales, pisos, empresas, negocios; en fin dedican su vida a atesorar.
Unos/as dedican su vida a trabajar, a todas horas, sin dejar tiempo para la familia, para los amigos, o simplemente para la soledad, o para la meditación, 
Y al final, todo lo que tienen en su vida es eso. 
Y una vida es mucho más, tanto que a todos/as, cuando va pasando el tiempo y vas cumpliendo años cada vez se te hace más corta, y notas que se te acaba el tiempo.
Por eso, conforme pasa el tiempo, hay que dedicarse cada vez a vivir más, a compartir la vida con los que te quieren, con los que amas, con los/as que te sientes a gusto; siempre, siempre que tengas que sacrificar una parte o toda tu vida, que sea por una creencia o una fe.
Y de verdad os digo que un billete, ahora de algunos euros, no pueden ni deben ser un motivo para sacrificar toda una vida, porque todo eso; todo, aquí se quedará.
"Una vida es todo lo que tenemos y la vivimos como creemos. Pero sacrificar lo que uno es y vivir sin creencia, es un destino más terrible que morir." (Juana de Arco: Domremy ?- Ruán 1431).

MISERICORDIA.

Rimbombante palabra, palabra de esas que tienen enjundia, que nos hacen pensar, que nos ablandan un poco.
Hay infinidad de representaciones de Cristo con la advocación de la misericordia; bendición innata del mismo.
Pero la misericordia, aunque no lo creamos, no tiene tanto que ver con lo material, el dinero, los óbolos, los donativos, las limosnas; como con el sentimiento que nos produce el contacto con el miserable, el desdichado.
Hay muchos ricos "potricos" (en su origen, ricos podridos), que realmente son unos desdichados, y también muchos miserables de alma.
Esos también necesitan de nuestra misericordia; gentes que no tienen metas en su existencia, que deambulan día a día sin rumbo, con una vida aburrida y sin sentido.
La palabra misericordia proviene del latín; misericordia está formada por: "miser" (miserable, desdichado) y por "cor-cordis" (corazón), y el sufijo "ía" (conjunto, estado, cualidad, doctrina, capacidad).
Por lo que misericordia literalmente significaría: "La cualidad de tener corazón para los desgraciados".
Esa cualidad no es otra que la compasión.
Muchos/as necesitan de nuestra compasión, pero COMPASIÓN en mayúsculas...
Un abrazo a tiempo, un saludo en momentos desgraciados, visitarlos/as si están enfermos/as; palabras de ánimo en otro tiempo, apoyo para salir del agujero, donar sangre, donar órganos (por cierto, haceros donantes); no toda la misericordia consiste en dar unas monedas o unos billetes, la palabra misericordia es tan grande como el cielo, tan inmensa como el mar, y si no la practicas, jamás sabrás lo que es sentirte orgulloso de lo que haces con tu vida. Sentirte orgulloso de ti mismo.
Y como diría el filósofo Ù‡Ø°Ø§ أنا :"Tú verás lo que haces".

¡HOLA CIELO!.

Nos pasa tantas veces que creo que es culpa nuestra y no del que escucha o atiende.
Con los hijos, porque están en una generación diferente, son más listos, más estudiados, más inteligentes, y sobre todo son más jóvenes, tienen más fuerza y normalmente menos dolencias.
Con ciertas personas que se creen en posesión de la verdad, con el poder absoluto sobre tí, y que siempre, digo bien, siempre llevan o pretenden llevar la razón.
Con personas a las que te ofreces para ayudar, y no se que se les pasa por la cabeza que entienden que intentas ser caritativo, y como su altivez es colosal, les molesta que te acerques a proporcionarles auxilio.
Lo que aconsejas, lo que sugieres, lo que propones siempre está mal, no es el momento, o es demasiado entretenimiento para tan poco tiempo como tienen algunos.
Si pides por favor a muchos conocidos un trabajo digno para tus hijos, parece que tus palabras fueran rumores de tormenta que llegaran a sus oídos.
Si alguno o alguna me pregunta sobre algo de banca (mi profesión durante 40 años), les explicas todo, le rebates lo erróneo, le pones los pros y las contras, le dices: no te metas ahí; pero al final, o no te han contado toda la "fechoría" o deliberadamente te están mintiendo para ver como reaccionas y no te echan cuenta.
Después cuando pierden el dinero me vienen hablando pestes de los que fueron mis compañeros; sean de la entidad que sean.
Y si las cosas están mal hechas, pues están, y no se niega.
¿Es que no me expreso bien?
¿No soy claro?
¿Tanto molesta mi experiencia?
¿Tan difícil es ser claro en lo que quieres y pedirlo normalmente?
A veces, pareciera que habláramos en distintos idiomas con muchas personas.
¿Os imagináis a una pareja que en la distancia se habla por teléfono después de un día de trabajo?
ELLA:
-Hola cielo, ¿cómo estás?
EL:
-Parcialmente nublado, con posibilidad de lluvias.
Pues eso.