No obligues a nadie a quererte, mejor oblígalo a irse. Quien insista en quedarse, es quien realmente te quiere. Siempre seremos para alguien, la persona correcta que conocieron en el momento equivocado.

Seguidores

30 abril 2019

UNA MUERTE ANUNCIADA.

D. Jes√ļs Huerta Soto, catedr√°tico de econom√≠a pol√≠tica de la universidad rey Juan Carlos de Madrid y representante del anarcocapitalismo, lo expresa fehacientemente en su conferencia : La ca√≠da del imperio romano del a√Īo 2010.
En los tiempos del final de la rep√ļblica y principios de la etapa imperial en Roma se alcanz√≥ un nivel de desarrollo econ√≥mico, que no se recuper√≥ hasta bien entrado el siglo XVII o incluso hasta principios del XVIII.
En Roma se repartía trigo gratuitamente, los agricultores dejaban de trabajar laboriosamente en el campo, ya que yendo a la capital, tenían el trigo gratis; y abandonaban el campo, incluso los productores, para ir a la gran urbe. La ayuda a la pobreza, generaba al final, pobreza.
Tuvieron que poner unos precios mínimos a los productos del campo para evitar la gran inflación; prohibieron la migración campo-ciudad, dejando a los pobladores adscritos a sus tierras para promover las autarquías.
Seg√ļn este se√Īor, este fue el principal motivo de la ca√≠da de uno de los imperios m√°s grandes de la historia.
Hace un pu√Īado de siglos que ocurri√≥, lo malo de esto, es que nuestro campo, nuestra agricultura se muere, se est√° muriendo envenenada por los pocos quieren trabajar ya en el campo (no hay sueldos dignos) y el producto; como no haya un control de lo que entra de fuera y no se designen unos precios m√≠nimos a nuestra producci√≥n, cada vez habr√° menos frutos,  y m√°s subvenciones.
En esta √©poca hay un a√Īadido m√°s; muchas personas prefieren fardar de un m√≥vil de 900 √≥ 1000 € que comer todos los d√≠as una dieta adecuada de frutas y verduras.
Cada vez los sitios rurales est√°n m√°s despoblados, cada vez se abandonan m√°s tierras de cultivo, y cada vez el campo se muere.
Ser√≠a conveniente que alguien con poder, intentara dar una soluci√≥n a esto, o estaremos abocados a la desaparici√≥n 

27 abril 2019

FAMILIARES DEL SANTO OFICIO.

Este era el nombre que recib√≠an ciertos miembros de menor nivel dentro de la inquisici√≥n espa√Īola, cuya funci√≥n era la de servir de informantes.
Sin necesidad de tener ning√ļn tipo de voto mon√°stico, ni de ingresar en el clero, sus funciones eran las de informar de todo lo que fuera de inter√©s para la instituci√≥n y que ocurriera dentro de la sociedad en la que estaban integrados, como una tupida red de espionaje o servicio de informaci√≥n.
Se beneficiaban econ√≥micamente de sus delaciones, adem√°s estaban protegidos, ellos mismos, de una posible persecuci√≥n por las mismas causas de las que informaban. El hecho de que los acusadores en los procesos inquisitoriales no fueran sus nombres hechos p√ļblicos, ni pudieran ser conocidos por los acusados, les hac√≠a m√°s temibles todav√≠a.
Deb√≠an de estar permanentemente al servicio de la inquisici√≥n. Convertirse en familiar del santo oficio era considerado un honor, ya que supon√≠a un reconocimiento p√ļblico de limpieza de sangre y llevaba adem√°s aparejados ciertos privilegios, entre ellos, que pod√≠an portar armas.
Esto demuestra que existieron estos familiares hace m√°s de quinientos a√Īos, pero siempre resurgen como el ave f√©nix, cuando alguien necesita la acusaci√≥n de otro, de inc√≥gnito,  para impartir una justicia, al menos, un poco dudosa.
Antes y después de la inquisición existió esta familia, en Grecia, en Esparta, en Roma, en Egipto, en la edad media, con Napoleón, en la Alemania Nazi, etcétera, etcétera, y etcétera.
Hoy en día, con las redes sociales de las que "disfrutamos" no es necesario ya ni tener que acusar a nadie, basta con ejecutarlo "on line" sin el más mínimo atisbo de escrupulosidad, y después Dios dirá si el pueblo los perdonan o quedan marcados o ejecutados de por vida o de "por muerte".
           

DOMINGO DE RESURRECCI√ďN.

Hoy hace ya una semana desde el Domingo de Resurrección y no quiero dejar pasar más tiempo...
Ha llegado el momento, es la hora de planchar y guardar hasta el a√Īo que viene los trajes de nubes, es hora ya de estuchar con mimo las corbatas de estrellas, lleg√≥ el momento de desmontar los palcos celestes, barrer con delicadeza el polvo de cometas en lo que se han convertido vuestras l√°grimas de emoci√≥n; hay que llevar a la tintorer√≠a del firmamento las galas de Jes√ļs y su Santa Madre Bendita. Todos los a√Īos nos regal√°is "pu√Īa√≠tos" de aroma de azahar, alguna que otra vez, como esta Semana Santa, nos hab√©is echado tanto de menos, que vuestras l√°grimas tambi√©n nos han mojado, en otros momentos hab√©is abierto de par en par las cortinas de los nubarrones para que el sol y la luna nos hayan alumbrado nuestra Semana Grande.
Sé que nos echáis mucho de menos, nosotros tened por seguro que sí, aunque también se que allá arriba no necesitáis de imágenes (que es como nosotros nos los imaginamos), porque tenéis los originales.
Todas las primaveras nuestra nostalgia se hace viva en nuestro recuerdo, y aunque pasen a√Īos, a√Īos y m√°s a√Īos siempre habr√° una l√°grima de amor de nuestros ojos que velen lo que contemplan nuestras pupilas.
Cada primavera que llega, el grupo es m√°s grande, se suman nuevos y nuevas personas que quieren contemplar la Semana Santa desde ese palquillo privilegiado, y mi memoria se pierde irremediablemente en la lontananza del tiempo...
Jos√© Luis Aguilar, Juan Esc√°mez; Pepe Alegre; Bernardo Feria, Juan Manuel Pallares, Aurora Pomar; Pepe Salado, Enrique Ramos; Pepe Vargas(padre), Emilio L√≥pez, Abuela Concha, abuelos Manolo y Encarna; Guillermo Guti√©rrez, Rafael Sousa, Manolo Casta√Īo, Eustaquio Florea; Antonio Bejarano, Pepe Perea, Eustaquio "El cura";  pap√°, abuelo Eduardo, tita Francisca, Manolito Santano, Juan Gallardo(Padre), Faustino Vald√©s, Pastora R√≠os, Dami√°n, y tantos y tantos que all√≠ arriba esperan pacientemente la resurrecci√≥n prometida.
Mientras est√©is en nuestro recuerdo, siempre permanecer√©is vivos en un rinc√≥n de nuestras almas. 
Este es mi peculiar tratado de "memoria metafórica" que revivo cada Semana Santa.

CERTEZAS.

Me da un coraje extremo cuando oigo a algunos y a algunas (¿seamos correctos o correctas?) en fin, cuando oigo hablar de personas concretando certezas sobre ellos y ellas, me da un miedo terrible.
Cuando escucho acusar, con o sin fundamento, de ladrones, estafadores, mentirosos, y un largo etcétera a personas que rigen o pueden regir nuestros destinos, con toda la certeza del mundo, siento temor.
Si corre por las redes sociales que estos y los otros, que aquellos y esos, van a recortar las pensiones, van a acabar con la sanidad p√ļblica, van a destrozar el pa√≠s en "pedacitos", van a arruinar al Banco de Espa√Īa, no van a crear empleo, o van a arreglar esto y lo otro, y le dan toda la certeza del mundo, empiezo a temblar.
Cuando un vecino acusa a su vecina de al lado, con la que comparte tabique, de todo lo que hay que acusarla y m√°s, cuando escuchas: √©ste es un sinverg√ľenza, aquella es una vividora, aquel esnifa "tela" de coca√≠na, √©ste estaba m√°s que mal mirado en su casa, le pegaba a su mujer y a su hija; cuando oyes certeza tras certeza, es como si te adentraras en un mar inmenso, un mar oscuro en el que esas supuestas verdades, que son las certezas, te van ahogando poco a poco.
Vamos a tener que actuar como Tomás Dídimo, más conocido como el Gemelo que en su momento dijo:
             - "Si no veo en sus manos la se√Īal de los clavos, si no meto mis dedos en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creer√©"

Pues ahí está llegando el quid de la cuestión, tanto se va agrandando la sombra de las certezas, que vamos que tener que hacer mucho caso de esta frase que leí el otro día:

"De la gente con certezas hay que huir enseguida" (Enrique Vila-Matas, Barcelona 1948)

La √ļnica certeza es: Que te vas a morir, s√≠ o s√≠; lo dem√°s, ni con sentencia firme e inapelable, oiga.

25 abril 2019

NO HA SIDO UN S√ĀBADO SANTO M√ĀS.

Ni mucho menos, este Sábado Santo ha sido uno más en mi vida; ha sido un nuevo Sábado Santo, diferente, lleno de nuevas sensaciones y un sinfín de emociones.
Cuando rodé por las escaleras hace más de dos meses, en fracciones de segundo se me pasaron miles de cosas por la cabeza mientras caía de espaldas.
Mi familia pas√≥ fugazmente por mi mente, uno a uno, y las consecuencias que le podr√≠a acarrear a cada uno mi p√©rdida, si bien nadie es imprescindible, pero creo que todos somos necesarios. Gracias a Dios s√≥lo me destroc√© el brazo y la mu√Īeca, pero me pude levantar y seguir adelante.
Todav√≠a de d√≠a, mi madre de aqu√≠ abajo, me acompa√Ī√≥ en la esquina de siempre; seguro que para pedirle, no por ella misma, sino por sus hijos y nietos, por mi brazo, por mi hermano y c√≥mo no, por su media vida, mi querida hermana.
Ya de noche, despu√©s de recorrer el pueblo, todo ese c√ļmulo de sensaciones, esos recuerdos, pasaron por mis ojos a las doce menos veinte, y como casi siempre, el dep√≥sito, mi peque√Īo almac√©n de l√°grimas, se desbord√≥.
Estaba escuchando el concierto de una orquesta sinf√≥nica que tocaba en la calle; observaba el esfuerzo denodado de un pu√Īado de almas que empujaban hacia arriba para acercar m√°s si cabe al cielo,  a la Reina del S√°bado Santo; o√≠a como sonaba el alma del saetero que se asomaba al balc√≥n; y sent√≠a el calor y el abrazo de casi toda la gente que amo.
Pedí muchas cosas, pero la primera, y más importante, fue: que me permitiera el próximo Sábado Santo estar de nuevo allí rodeado de las mismas personas y si pudiera ser con alguna más , mejor.
De madrugada, las voces dulces, afinadas y potentes de mis amigas Reyes y Carmen convirtieron mis rezos en m√ļsica alab√°ndoTe con su ¡Ay Santa Mar√≠a!, gracias.
Un Sábado Santo igual que otros, como los de toda mi vida; pero, a ciencia cierta diferente, porque también podía no haberlo vivido; pero Ella quiso que así fuera, y así fue.

PAPELES, TAZAS Y LIBROS.

Circula por las redes sociales hace mucho tiempo, yo lo le√≠ la primera vez hace a√Īos, una narraci√≥n sobre c√≥mo le afecta a nuestra persona el da√Īo que nos hacen.
El dicho, dice:
Un maestro le dec√≠a a un ni√Īo que le hizo da√Īo a otro:
                  - Coge un papel; arr√ļgalo fuertemente, y ahora d√©jalo como estaba antes.
Por m√°s que lo intent√≥ el chico no consigui√≥ dejarlo como estaba, las se√Īales y las arrugas persist√≠an en el papel; entonces el maestro le dijo:
             - El coraz√≥n de las personas es como ese papel, la huella que dejas por tus ofensas, ser√°n tan dif√≠ciles de borrar como estas arrugas y estos pliegues. Lo mismo pasar√≠a si partieras una taza y luego la volvieras a pegar, nunca quedar√≠a igual.
Pero para las roturas, los japoneses utilizan la técnica "kintsugi" que consiste en reparar las heridas de platos, vasos y tazas que se parten, pegándolas cuidadosamente y pintando de dorado las cicatrices para resaltarlas, en vez de tirar las piezas rotas.
Por tanto, los afectados por roturas dolorosas, deberían, o deberíamos, soldarlas con metal dorado para que resaltasen bien, para que siempre las tengamos presentes y estemos orgullos, cuando las veamos, de haber sido capaces de sobreponernos a ellas.
Con los libros de las vidas pasadas no es conveniente ir cargados a diario, sobre todo si tu camino se dirige por otros derroteros; eso s√≠, los libros anteriores hay que guardarlos en el archivo de la librer√≠a, por si en alg√ļn momento es necesario consultar algo; as√≠ como los √°lbumes de fotos, pero no m√°s lejos de ah√≠; la mochila (parafraseando a mi amiga Elo Cantos) siempre hay que llenarla de nuevas cosas, sobre todo si esas te hacen sentir bien, y mantener s√≥lo las que nos hayan hecho felices; el resto de la historia, sobre todo la dolorosa, al archivo de la librer√≠a.

HIGA.

Es el gesto conocido por "dar el dedo medio", "pintar el dedo", "hacer la se√Īal de pito", "ense√Īar el dedo vulgar" etc√©tera, es una indicaci√≥n manual ofensiva y obscena, que consiste en dejar el dedo coraz√≥n r√≠gido mientras se levanta la mano cerrada en un pu√Īo.
Esta costumbre viene desde Grecia y, como otras tantas, fue copiada por los romanos, que lo identificaron como "digitus imp√ļdicus"; en la lengua inglesa se le conoce como "the finger" el dedo.
Pero hay otra higa, la higa hispánica, esta se realiza metiendo el dedo pulgar entre el dedo índice y el corazón y sirve para otra cosa.
Esta mano, cuando es negra se le llama " la higa de azabache" y sirve desde tiempos ancestrales en la península ibérica (hoy ya por toda Europa) como amuleto.
√Čsta, representa a la mano de la Diosa Madre Primigenia, y la forma de poner los dedos es para luchar contra el mal que acecha.
La higa de azabache, cuando se usa como colgante (en especial en los ni√Īos peque√Īos reci√©n nacidos) no debe de ser expuesta al exterior, sino permanecer en contacto con la piel del que la lleve y tapada por la ropa.
Un ritual, muy importante de la higa, se relaciona con su limpieza; antes de utilizarla por primera vez, se recomienda meterla debajo del grifo de agua corriente, luego colocarla en un poco de sal marina y un cuarzo durante tres d√≠as de luna llena, para descargarla de  las energ√≠as negativas que pudiera haber adquirido antes de llegar a ti.
Se utiliza todavía por los peregrinos de Santiago de Compostela, costumbre que se mantiene desde la edad media.
Dado el cariz que est√° tomando a diario esta sociedad, nuestro destino vamos a tener que ligarlo a una higa, para que nos proteja; pero a una higa del tama√Īo, por lo menos de un mel√≥n, porque con una "higuita" peque√Īita poco vamos a poder hacer. Uffff

23 abril 2019

REFLEJOS EN EL ESPEJO.

√öltimamente me miro en el espejo, de reojo, cuando paso cerca de uno; es una mirada fugaz ya que mi visi√≥n es bastante corta y el enfoque r√°pido no es precisamente una de mis virtudes.
Miro someramente, no por mirar en s√≠, sino porque al pasar delante de uno, siento como si alguien me acompa√Īara al otro lado de la habitaci√≥n caminando a mi lado.
La otra tarde, cuando entraba en el dormitorio, el reflejo del sol me iluminaba la cara, y cuando pasé cerca del espejo apareciste sin avisar.
Me paré en seco, fue una sensación agridulce, pero no tuve más remedio que hacerlo.
Fugazmente me pareció ver que pasabas al lado mía; nunca he creído que me pareciera a tí, más bien siempre creí asemejarme, en lo físico, a mi abuelo Manolo; pero esta tarde, he comprendido que también físicamente me parezco un poco a tí, padre.
Los veintisiete a√Īos de diferencia que ten√≠as conmigo se notan m√°s ahora que nunca; antes, no me parec√≠a en nada, tu infancia no fue como la m√≠a y tampoco las fotos eran buenas; tampoco tu juventud ni tu estructura f√≠sica; pero ahora con el paso de los a√Īos, cuando me acerco a la edad que ten√≠as cuando m√°s tiempo te tuve cerca, y con cada vez menos pelo, ese reflejo puedo decir que me sobresalt√≥. Lo m√°s probable es que mi corta visi√≥n haga parte del trabajo, tambi√©n puede hacer ese trabajo la nostalgia que he sentido este Domingo de Resurrecci√≥n recordando ese √ļltimo que estuve junto a t√≠ en la capilla de la Soledad; pero lo cierto y verdad es que cada d√≠a que pasa me encuentro m√°s parecido contigo padre, ya de mayor, y eso la verdad, me satisface.
Puedo decir que: no solo tengo la rectitud, la equidad, la verdad, la fidelidad, la lealtad y la formalidad de Pepe Bou, ahora, para más inri, también me parezco físicamente.
Dichosa la rama que al tronco sale.

17 abril 2019

VIDA Y MUERTE.

No se cuántos aspectos puede tener la vida; la miseria, la infancia, la riqueza, el dolor, la enfermedad, la salud, la diversión, la risa, y un sin fin de etcéteras.
Adem√°s son aspectos cambiantes, porque muchas veces no todo es miseria siempre, ni todo es riqueza, muchas veces son sonrisas y otras muchas (quiz√° m√°s) l√°grimas.
El otro día, una persona que conozco bien, o por lo menos eso creo, se cayó de espaldas desde siete escalones de una escalera de material.
La ca√≠da en s√≠ tuvo un aspecto, este amigo se fractur√≥ el h√ļmero y el radio, pero pudo tener otros aspectos: rotura de cabeza, espalda, cadera, piernas, y mil cosas m√°s, se dio s√≥lo el primero.
El "estado" fue de caído, los aspectos los que queráis suponer, pero el final es que se cayó.
Pues en la vida pasa literalmente igual, da igual cómo estés, solo estás viviendo, pero teniendo en cuenta todos los aspectos de esa vida.
Una de las frases m√°s significativas sobre este tema es de: Mohandas Karamchand Gandhi (Mahatma Gandhi):
" El nacimiento y la muerte no son estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado".
Seg√ļn el pensamiento de este gran fil√≥sofo de la vida, creo que deber√≠amos pasar el estado de nuestra existencia, procurando hacer lo posible para que los aspectos de ella nos sean lo m√°s placenteros posibles, a nosotros y a quienes nos rodean; o por lo menos intentarlo.

SER SOLIDARIO.

√öltimamente se ha puesto de moda crear una recaudaci√≥n en facebook como regalo para tu cumplea√Īos, infinitas  asociaciones, sitios, organizaciones a los que se les puede dar un donativo como regalo de tu aniversario de nacimiento.
En el √ļltimo recuento de mediados de 2018, hay en la actualidad en el mundo m√°s de diez millones de ONGs.
Lo que significa que para colaborar, con s√≥lo un c√©ntimo con cada una, necesitar√≠amos tener un capital de 100.000 €.
Si sumamos las limosnas de la calle, el √≥bolo que dejamos en la iglesia cuando vamos a misa, el o la que vaya; las cuotas de las hermandades o asociaciones religiosas, no se hasta donde se van esos 100.000 €
En fin, esto me hace recordar ese villancico que se cantaba cuando yo era peque√Īo y que dec√≠a as√≠:
En la puerta de mi casa, voy a poner un petardo, "pa" re√≠rme del que venga, a pedir el aguinaldo; pues si voy a dar a todo el que pide en Nochebuena, yo si que voy a tener que pedir de puerta en puerta.
A parte de la broma, lo que si es cierto, es que es difícil poder decidir a quién se da un donativo, y lo más preocupante, quién realmente se beneficia de este donativo.
Seguramente habrá que aplicar la frase que escuché el otro día y que se me quedó en mente:
"Eres m√°s solidario cuanto m√°s te duele"
Y creo que es la pura verdad, cuanto m√°s te duela una injusticia, mas solidario te vuelves con ella.
Por cierto, ojalá que los millones y millones de euros que sobren de la reconstrucción y restauración de Notre Dame, se apliquen de una vez a paliar parte del hambre en el mundo, porque al ritmo que van las donaciones, sobrar va a sobrar.

PENSAR.

Nuestro cerebro, en condiciones normales, est√° todo el d√≠a pensando y tambi√©n la noche, aunque en el sue√Īo no recordemos todo lo que pensamos.
Elucubramos mil cosas que pensamos que van a ocurrir; cosas que entran dentro de las posibilidades de que puedan pasar y eso al final es contraproducente para el desarrollo de nuestra vida diaria.
Podemos pensar verdaderas barbaridades, verdaderas burradas que se nos pueden pasar por la cabeza, muchas irrealizables por verg√ľenza, miedo, temor a represalias, o el mismo temor a Dios.
Y lo peor de todo es que la mayoría de ellas no nos da tiempo a decidir si queremos pensarlas o no, pero lo cierto y verdad es que nos pasan por la cabeza.
También es cierto que hay cabezas, y cabezas; hay algunas que tienen la capacidad de desconectar esa factoría de sandeces y consiguen meditar sin pensar en nada.
Pero la mayoría nadamos a diario en un mar de tiras y aflojas, de dimes y diretes, de yin y yang; la mayor parte de nosotros nos creemos hasta que, esas cosas que pensamos, vamos a poder conseguirlas.
Pero la realidad es que "no debemos de creernos todo lo que pensamos".
La mayoría de las cosas no son como las pensamos, solo un ejemplo:
Cuando un matador se viste de torero, normalmente, piensa una y mil veces las faenas que proyecta hacer esa tarde, lo malo es que después sale el toro y pone cada cosa en su sitio. Podría hablar también, de una amiga, a la que dieron trabajo, pensó mil veces lo bien que le iba a ir; al final, tres meses debidos de sueldo y despedida por no se qué, ah y a través de washapp.
La clave de porqu√© nos creemos lo que pensamos, es que pensamos para nosotros solos; y  en nuestros pensamientos, hacemos actuar a los que nos rodean seg√ļn nosotros vamos cavilando, seg√ļn nuestros intereses, y eso...
Eso es lo que menos nos tenemos que creer, el cómo van a actuar los demás.

16 abril 2019

PILDORAS.

Se ve que la clase política es muy fan de las películas de Walt Disney; en especial de una : Mary Poppins.
Utilizan la misma t√©cnica que la famosa ni√Īera, llevada al cine por Robert Stevenson e interpretada por Julie Andrews en 1964.
El algod√≥n de az√ļcar es un dulce preferido de ni√Īos y tambi√©n de mayores porque se deshace en la boca, dejando un sabor dulce en el paladar; el calor derrite el az√ļcar y crea un hilo cristalino que se va adhiriendo al palo hasta formarlo.
Volviendo al cine, Mary Poppins cantaba:

Y... Se convierte en un juego. 
y divertiros lograr√©is, 
mejor si as√≠ lo hac√©is. 
el ser feliz, un juego es al fin... 

Con un poco de az√ļcar, esa p√≠ldora que os dan, 
la p√≠ldora que os dan... 
pasar√° mejor. 
Si hay un poco de az√ļcar, 
esa p√≠ldora que os dan satisfechos tomar√©is. 


Nos est√°n metiendo "pildorones" del tama√Īo de un plato envueltas en algod√≥n de az√ļcar,  pero como est√° dulce, nos las tragamos mejor.
La,la,la, la la la la.

EL HONOR.

Muchas veces me pregunto: ¿Qu√© es el honor?, ¿Qu√© es tener honor?, ¿Por qu√© los japoneses son tan defensores, incluso hasta la muerte por honor?
Tenemos muchos, muy claro, que mucha gente va por el mundo sin honor, no respetan a sus padres, se quedan con lo que no es suyo, no mantienen su palabra, no cumplen con sus promesas, no respetan a las personas con las que conviven, maltratan a sus semejantes, y etc., etc., etc.
Seguro que muchos de vosotros podr√©is a√Īadir m√°s faltas de honor con la que nos encontramos a diario, pero quiz√° todo esto tenga una f√°cil explicaci√≥n.
Lo mismo, que para unos lavarse los dientes a diario es esencial, para otros no; lo mismo que es para unos dar los buenos días, o tardes, cuando entran en un sitio, para otros no; lo mismo que para unos es necesario ceder el paso a las mujeres y/o personas mayores, para otros no, y para otras tampoco.
Por ello, las heridas que te pueda producir el honor, te las infringes t√ļ mismo.
Quiero decir, que cada uno pone el listón de su honor donde le da la gana, y por ende lo que para tí puede ser una falta aberrante de honor, para otros es desconocida, porque nunca la han aplicado.
Hay muchos honorables que solo son honorables en las cosas en las que a ellos les parece, en otras son verdaderos miserables.
Y como decía el otro: El que es mala persona, es mala persona "pa tó".

ESCLAVOS EN EGIPTO.

Todo el que haya podido ver una película del antiguo Egipto en la que se construyeran pirámides, y si alguna vez nos hemos fijado en los jeroglíficos que relatan estas construcciones, veríamos a gente trabajando y alguno con algo en la mano, que siempre se ha interpretado con un látigo.
Yo también siempre lo vi como tal, hasta que el otro día, explicaron lo que realmente era.
¡Que incultos por Dios!, ¡Siempre vemos las cosas desde un solo prisma!
La pir√°mide de Guiza fue construida por el arquitecto Himiunu en el a√Īo 2570 a.C. , pero lo m√°s curioso es que para ello utilizaron el teorema de Pit√°goras que naci√≥ 2000 a√Īos despu√©s, y me explico.
El teorema de Pit√°goras, que habla del tri√°ngulo rect√°ngulo, en el que dice de los lados  m√°s peque√Īos A y B llamados catetos y del m√°s grande llamado hipotenusa lo siguiente:
(A) al cuadrado, m√°s (B) al cuadrado, es igual a (C) al cuadrado.
Pero solo hay tres n√ļmeros seguidos que cumplan ese teorema que son:
3,4,5 por lo que 3 al cuadrado= 9  m√°s 4 al cuadrado= 16 suman un total de 25, que a la saz√≥n es el cuadrado de 5.
Pues dos mil y pico de a√Īos antes, lo que se cre√≠a que llevaban los capataces en la mano en los jerogl√≠ficos, un l√°tigo; era realmente una cuerda con nudos a los tres, cuatro y cinco metros, para poder llevar las medidas a las pir√°mides sin necesidad de sistemas de medici√≥n.
Me sigue sorprendiendo cada d√≠a m√°s la cultura egipcia, estamos hablando que, dos mil a√Īos antes que naciera el “inventor” de ese teorema, ya los egipcios lo utilizaban para todo tipo de construcciones.
Ver para creer, ¿cuantas cosas m√°s habr√° escondidas de esa ancestral cultura?
¿Y c√≥mo sab√≠an tanto, co√Īo?

09 abril 2019

GRITOS Y ALARIDOS.


Recuerdo que una buena amiga, a la saz√≥n magn√≠fica compa√Īera de trabajo, enviaba sus emails escritos en may√ļsculas; una vez tuve que reenviar uno a un jefe, y como los jefes lo saben todo, o mucho si cabe, me espet√≥:
¡Que sepas  que cuando escribes en may√ļsculas quieres dar a entender que est√°s grit√°ndome!
            -No se preocupe usted que a partir de hoy no recibir√° ni un email m√°s en letras may√ļsculas!
Evidentemente se lo hice saber a mi “compi”, como ella me califica, para que no cometiera m√°s ese "craso" error.
¡No s√© qu√© gana la gente gritando a voces en un bar o restaurante a la hora del desayuno o del almuerzo!
¡No s√© si quieren demostrar que son muy felices emitiendo esas carcajadas tan desmesuradas a la hora del caf√©!
Gritos, gritos y m√°s gritos.
A veces me pregunto a quién gritan tan desaforadamente los líderes políticos en sus mítines,
¿A qui√©n gritan?
¿A sus mismos correligionarios para contarles lo que ya saben de sobra?
O gritan para que se escuchen sus peroratas por encima de la voz del comentarista de turno que conecta en directo con el mitin.
¿Gritan para meter el miedo en el cuerpo a los indecisos a la hora de votar? O bien lo hacen para que quede bien recogido en fonotecas, videotecas o en las mismas mentes los errores de los otros y las promesas propias.
Pudiera ser que el servicio de megafonía estuviera en mal estado...
Lo que rematar√≠a el cuadro ser√≠a, que los pasquines que nos env√≠an por estas fechas a casa cada uno de los partidos, vinieran escritos todos en letra may√ļscula, ser√≠a como se dice en mi pueblo: “Pa mear y no echar ni gota”
¡NO GRITEN M√ĀS POR FAVOR! ¡ESTOY HASTA LOS COJONES DE GRITOS! (Ups, perd√≥n)


ESPUMA FAMOSA.


Muchas veces me he preguntado si merece la pena la fama, si realmente es coherente el vivir pendiente de quién te puede estar observando, quién puede estar vigilando con la cámara o micrófono en mano, quién te puede estar esperando para acabar contigo y hacerse con tu fama.
¿Te pagan por ir a programas del coraz√≥n?
¿Merece realmente la pena?
Recuerdo  que, cuando el rey Felipe era peque√Īo, ve√≠a en las noticias c√≥mo lo dejaban en el colegio, se bajaba de un coche, seguido de uno o varios coches negros, y entraba en la escuela; seguro que dentro tambi√©n estar√≠a vigilado.
Entonces me preguntaba:
-¿Qu√© pasar√° cuando coja su primera “papa”?
-¿Podr√° salir con quien quiera?
Me parecía una vida difícil de soportar para mí; aunque sea con todos los gastos pagados y con un buen sueldo.
¿Cu√°nto vale la libertad?
Los que se aferran a la fama existen de por vida presos de ella; aunque la fama sea a veces pasajera; aunque la fama sea espuma, como la del gel de ba√Īo, perfumada, placentera pero tambi√©n ef√≠mera.
Recuerdo que hab√≠a una serie con ese nombre que hablaba del esfuerzo que hac√≠an los alumnos de la escuela de arte por alcanzar su meta de triunfar en el espect√°culo; para m√≠ eso no es tener fama, el que trabaja a diario por conseguir sus sue√Īos, el que lucha cada hora para seguir adelante, ese s√≠ merece la fama.
Porque no es lo mismo hacerte famoso, a que te hagan famoso, aunque a veces pueda haber una dualidad en ello.


ESTA ME LA S√Č.


Cada vez que veo la prensa por la ma√Īana me acuerdo del famoso cuarteto de Rota del Carnaval de C√°diz.
Ese cuarteto, que en realidad estaba compuesto por tres “cuarteteros”, y en el que pululaba con sus trabajosos andares el gran Felipe Segundo, tuvo un √©xito rotundo con: “Por qui√©n pu√Īetas doblan las campanas, 1986” (Soldados vestidos de rosa, eliminados por excederse una barbaridad en el tiempo de actuaci√≥n); pero que, en el a√Īo siguiente, 1987, ganaron el primer premio con: “El cuarteto siempre llama dos veces” (torero, picador y apoderado.)
En una parte de la parodia, ”El rabioso” (Felipe Segundo), a la saz√≥n picador, estaba leyendo un TBO en el burladero, y dec√≠a siguiendo las vi√Īetas y pasando hojas:
-      1.-¡Ja ja ja ja ja!
-      2.-¡En esta no me r√≠o!
-      3.-¡Esta me la s√©!
-      4.-¡Pum! ¡Crash!
-      5.-¡Ja ja ja ja ja, uf!
-      6.-¡En esta no me r√≠o!
-      7.-¡En esta, tampoco me r√≠o!
-      8.-¡Um!
Cuando repaso, hoja a hoja, la prensa diaria y leo los titulares(1), repaso los sucesos(2), veo las noticias pol√≠ticas(3), las informaciones internacionales(4), las cosas de mi Andaluc√≠a y Sevilla(5); la clasificaci√≥n de la liga y el resumen de los √ļltimos partidos del Betis(6), y al cierre, las esquelas (7) y el crucigrama(8); se me hace presente “El rabioso y su TBO”. En fin, "completito" el peri√≥dico, y no en s√≠ por el peri√≥dico, sino por las noticias que contiene.
La que más me sorprende es la información política, que casi siempre, casi siempre que me da por leerla, se me viene a la mente:
¡Esta me la s√©!
¡A ver cuando discurren ya una nueva parodia, que est√° nos la sabemos demasiado bien!
¿O no?





















SERVIR.


Con las tres afecciones de la palabra servir me siento totalmente identificado:
-      1.- Ejercer, obrar, realizar cosas.
-      2.- Valer, aprovechar, funcionar, resultar.
-      3.- Atender, asistir, ayudar.
Creo que todas estas acepciones de la palabra servir son un resumen de lo que puede significar para una persona que se realice sirviendo; servir para algo, servir a algo, o servir a alguien.
Al fin y a la postre, el servicio debe ser una forma de vida, un modo de levantarse por la ma√Īana, una ilusi√≥n diaria, sobre todo para los que por un motivo u otro, hemos tenido que dejar de trabajar.
Pero ¡Ay!, hay mucha gente, much√≠sima, que confunden, que tergiversan, que desconocen estos significados de servir; son esas personas que te cogen “la cabeza debajo del brazo” y te exprimen en cada momento de tu vida, que est√°n todo el tiempo pidiendo que le hagas cosas, aunque perfectamente las pudieran hacer ellos.
Hay gentes, que una vez descubren que alguien les sirve, lo explotan  para que obren en su lugar, para utilizar su dinero sin devolverlo, para aprovecharse de √©l o ella, para solicitar que los atiendan o asistan sin que realmente lo necesiten.
Estas cosas hacen que las personas que disfrutan sirviendo, sirviendo para algo, o sirviendo a unos o a muchos, truequen lamentablemente de personas que realizan servicios a personas que han caído en la servidumbre.
Y la servidumbre, aunque pueda sonar parecido y con la misma ra√≠z, es una cosa totalmente diferente; es como equiparar a un esclavo negro que sirviera en una casa, a un criado que sirve a una familia dado de alta, con su seguro y su sueldo y pagas extras; o igual que comparar a uno que constru√≠a pir√°mides con otro que edifica rascacielos afiliado al sindicato de la construcci√≥n. Uno sirve para alba√Īil y el otro estaba dentro de la servidumbre del fara√≥n.
















CACOGRAF√ćA.


La palabra ortograf√≠a proviene del griego, como much√≠simas otras de nuestra lengua; est√° compuesta de dos: ”ortos”  (correcto) y “graphos” (escribir) y el sufijo “√≠a”, que sirve para crear sustantivos que expresan una cualidad;  por tanto ortograf√≠a significa literalmente: cualidad de escribir correctamente.
Despu√©s hay una palabra, que se utiliza para las grabaciones raras de esp√≠ritus y sonidos lejanos, muy escuchadas en el programa “Quinto milenio” de Iker Jim√©nez: cacofon√≠a; esta procede de “kak√≥s” (mal) y “phone” (sonido) m√°s el "√≠a".
Pues bien, los vocablos griegos: “kak√≥s” y “graphos” componen la palabra de hoy, o el "palabro" como lo calificar√≠a mi buen amigo Paco Palomo.
Yo creo que las cacografías adrede son producto de la dejadez o de las pocas ganas de aprender, o bien, de preocuparse muy poco cómo se escribe algo.
Hoy en día no es necesario siquiera entretenerse en buscar en un diccionario, la ortografía de una palabra; el ordenador, el ipad, la tablet y el móvil, tienen unos magníficos correctores ortográficos que deben de servir, en teoría, para corregir errores; caso de no hacerlo, podríamos catalogar la mayoría de las faltas ortográficas por dejadez o desidia a la hora de escribir.
Otra cosa ser√≠a, que tuvi√©ramos que escribir misivas a mano, ¡Uf! Teniendo los correctores, y muchas veces no entendemos lo que se escribe, no me quiero ni imaginar lo que ser√≠an los mensajes de washapp si se escribieran a bol√≠grafo o a l√°piz; en vez de cacograf√≠as, algunos ser√≠an: “cacagraf√≠as”.
¿Entender√≠amos algo?