No obligues a nadie a quererte, mejor oblĂ­galo a irse. Quien insista en quedarse, es quien realmente te quiere. Siempre seremos para alguien, la persona correcta que conocieron en el momento equivocado.

Seguidores

lunes, 2 de mayo de 2022

HAY GENTE...

Los antiguos egipcios tenĂ­an una teorĂ­a de la vida eterna muy peculiar.
Momificaban, sobre todo a los faraones y gente importante, y los enterraban con un proceso de "resucitación" aprendido en cientos de años; los inhumaban con comida, enseres, bebida, y estatuillas de personas y animales queridos para que les hicieran compañía en el viaje al mås allå.
Pues bien, los "ushebtis" (los que responden), eran unas estatuillas hechas de fayenza (cerĂĄmica), madera, piedra e incluso de lapislĂĄzuli y tenĂ­an grabados textos de resurrecciĂłn del libro de los muertos en sus vestimentas.
Si bien estas estatuas estaban destinadas a servir al finado en la otra vida, hay gente en esta vida nuestra de la que deberĂ­amos hacer "ushebtis", pero en un sentido contrario.
Hay personas que cuando se van (y suelen hacerlo pronto, incluso demasiado pronto), dejan una impronta imborrable en nosotros. Son amigos o familiares que marcaron para siempre una huella en nuestra alma, y que cada vez que los recordamos, florece una sonrisa y un gesto de cariño hacia ellos y ellas.
Casi todos los dĂ­as tengo recuerdos de mi compadre Juanjo, de JesĂșs Vento, de mi padre ¡QuĂ© grandes! 
¿CuĂĄntos tendremos cada uno de nosotros en nuestra alma guardados?
De esta gente deberĂ­amos hacer muchos "ushebtis", y estoy seguro que muchos querrĂ­amos uno, con textos que los hicieran revivir dentro de nosotros cuando nuestra vida, nuestro dĂ­a a dĂ­a, se convierta en una cuesta arriba.
Como sé que esto es imposible, intentaré idear unos "ushebtis" imaginarios para tener a esta gente siempre en el corazón, para nunca olvidarnos de ellos y ellas, y para que podamos recurrir a ese recodo del alma en tiempos de zozobra.
Hay gentes que no se deberĂ­an olvidar nunca. ¡MantengĂĄmoslos vivos en la memoria!


Foto extraĂ­da de wikipedia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario